El receso primaveral terminó y este lunes fue el tiempo de volver a clases en el instituto Marjory Stoneman Douglas de Parkland, Florida, donde 17 personas fueron asesinadas a tiros por Nikolas Cruz, en febrero pasado. Por eso, las autoridades tomaron varias decisiones con las que buscan mejorar la seguridad, entre ellas, la obligación de utilizar mochilas transparentes.

A medida que los estudiantes arribaban al establecimiento recibían las nuevas mochilas y bolsas en las que deberán portar los útiles y objetos personales, que tienen un costo que apenas supera el dólar. Por eso, algunos alumnos publicaron fotos en las redes sociales con diversos mensajes, como: "Esta mochila probablemente valga más que mi vida".

Además, el colegio en el que fue cometida la masacre sólo contó con cuatro puntos de ingreso, de los que, una vez iniciadas las clases, solamente uno quedó abierto. "Es una prueba para ver cómo funciona. El proceso será muy similar a cuando entras a un evento deportivo, un concierto o incluso a Disney World", explicó a los padres Ty Thompson, director de la institución. Estas disposiciones se suman al aumento de personal policial apostado en el establecimiento de Parkland que, el 14 de febrero pasado, fue escenario de la locura asesina de Cruz, quien ingresó a uno de sus edificios con un fusil semiautomático y disparó a mansalva. La balacera causó la muerte de 14 estudiantes y de tres profesores.