Un joven mamá quedó indignada luego de que recibiera una nota en el parabrisas de su auto, en la cual la insultaban descaradamente. Se trata de una joven de 25 años llamada Paige Murray, quien denunció el hecho en sus redes sociales y provocó el apoyo de las los demás usuarios en las redes. Su historia se volvió viral.

La mujer había estacionado su auto en un espacio destinado exclusivamente para familias con hijos pequeños. A pesar de que ella llevaba a su chiquito de tres meses, una persona le dejó una aberrante nota, en la que la insultaba por haber dejado su vehículo en ese espacio prioritario.

Con la idea de ir a almorzar en la casa de sus suegros, ella estaba contenta de salir con su hija. Sin embargo, toda esa felicidad quedó arruinada por la carta, que la hizo llorar adelante de los papás de su marido.

Paige había ido de compras al shopping mall de Eastgate en Basildon, Essex, Inglaterra, con su suegra y su cuñada. Viajaron en un auto, dejaron el vehículo en el estacionamiento y pasaron 10 minutos reuniendo todo y asegurando a su hijo en su arnés antes de visitar a su suegra.

Después de hacer sus compras fueron a almorzar a a un restaurante y, en ese momento, Paige se dio cuenta de que su pequeño necesitaría una mamadera. Por ese motivo, ella dejó al pequeño con su abuela y su tía. Cuando Paige volvió al auto para buscar la mamadera, fue entonces cuando vio la nota debajo del limpiaparabrisas.

Murray se quedó atónita cuando volvió a su automóvil el miércoles a la hora del almuerzo, para agarrar la mamadera de su bebé Daniel, que se había olvidado en uno de los asientos.

Tras ver la misiva, Paige decidió compartirla en sus redes sociales, donde explicó a sus seguidores que esta persona anónima la había tildado de “p… gorda perezosa”. Paige, que vive en Basildon, en Essex, Reino Unido, dijo al respecto: “Espero que quien haya escrito esta nota se avergüence de sí mismo. Es un golpe bajo y barato llamar gordo a alguien”.

Además, agregó: “Echó un freno en mi día, que ya se había arruinado. Soy bastante de piel dura, sentí que deberían haberlo dicho en mi cara".

En su descargo, Paige también consideró que el momento que vivió “fue muy molesto hasta el punto en que estaba realmente enojado y casi lloraba porque estaba muy frustrada”.

“Quizás alguien me vio salir del auto y porque él (su hijo) estaba atado a mí con un arnés y no lo habían visto. Si hubiera sido alguien que no estaba teniendo un buen día o tal vez alguien que sufriera depresión posparto, tal vez eso arruinaría completamente mi día”, contó.

También, la joven madre explicó que no tiene un cartel de “bebé a bordo en el auto, pero sí puede verse por el vidrio que en el asiento del automóvil estaba allí para que pueda ver físicamente que está ocupado por un niño”. Sin embargo, nada justifica la repudiable nota que le dejaron.

Ver comentarios