En la pequeña ciudad de Dumont, Nueva Jersey, todos conocían a Genevieve Via Cava por su gran espíritu caritativo y amor por los niños con discapacidades que educaba. Aun así, el superintendente Emanuele Triggiano no pudo hacer más que reír cuando la maestra jubilada le dijo que iba a donar un millón de dólares a su escuela. "Pensé que era una broma", dijo Triggiano a la prensa local. "Pero después nos llegó el papeleo".

Genevieve, la maestra de educación especial en el distrito escolar de Dumont, había amasado una pequeña fortuna a lo largo de su modesta vida. Cuando murió en 2011, dejó sus ahorros para ayudar a algunas de las personas más importantes para ella: sus estudiantes de educación especial.

A partir del año escolar 2019-20, un estudiante de educación especial que busque una educación posterior a la escuela secundaria, como la universidad o una escuela vocacional, será elegible para una beca de $25,000 gracias a la donación de un millón de dólares de Via Cava.

El dinero permanecerá en un fondo que generará intereses, lo que permitirá que el distrito continúe otorgando becas en los años venideros, dijo el administrador comercial Kevin Cartotto.

Una vida modesta

La maestra llevó una vida modesta, nunca comprando ropa nueva o saliendo a cenar.

"Era muy bondadosa, a veces con un exterior rudo, pero muy compasiva en el fondo", dijo Richard Jablonski, un amigo cercano y albacea de su testamento, al medio NorthJersey. "Era muy cariñosa y se ganaba a la gente con su hermosa sonrisa". Via Cava, que no tenía hijos, había pasado la mayor parte de su carrera profesional en el distrito escolar, enseñando educación regular y especial.

Su deseo de devolver el favor para ayudar a la generación futura no sorprendió a quienes la conocían mejor. Jablonski conoció a Via Cava por primera vez hace más de 35 años, cuando operaba una tienda de ropa en la ciudad. Via Cava visitaba el local todo el tiempo con su esposo, y eventualmente se convertiría en un cliente regular. Después de que su esposo muriera alrededor de 1998, Via Cava continuaría frecuentando la tienda, entablando amistad con quien se encontrara ese día.

"Era una mujer increíble que podía iluminar una habitación con solo entrar", dijo Jablonski. "Tenía una sonrisa que era increíble. Podía hablar con cualquiera solo para iniciar una conversación con ellos, y para cuando se alejaran, estarían abrazándose".

Genevieve no solo tenía la habilidad de conectarse con extraños, sino también con exalumnos. No importa cuántos años hubieran pasado, ella todavía los reconocía y charlaría con ellos. En algunos casos, ayudaba a los exalumnos a encontrar trabajo usando las conexiones que había hecho en el área de la educación.

 

 

 

 

 

"Tenía una memoria asombrosa cuando se trataba de sus alumnos y podía recordar cosas que sucedieron hace mucho tiempo", afirmó James Kennedy, el director de la Escuela Selzer del distrito y alguien que sabe de primera mano lo bien que Vía Cava se conectaba con los estudiantes, ya que él mismo fue uno de ellos. "Tenía un muy buen sentido del humor", recordó Kennedy para la prensa local. "Hacía que los niños se sintieran relajados y era muy accesible como persona".

Además de ser una maestra cariñosa en el salón de clases, Vía Cava trató de ayudar a los estudiantes fuera del salón de clases, dijo Kennedy. Se haría amiga de sus padres y los referiría a grupos extracurriculares que ayudan a los estudiantes de educación especial a hacer la transición a la vida diaria.

Durante todo el tiempo que estuvo enseñando y cuidando desinteresadamente a los alumnos, Via Cava escatimó y ahorró, negándose a sí misma muchas cosas. Jablonski pensó que probablemente era un hábito que adquirió después de haber soportado la Gran Depresión. Cuando más tarde comenzó a perder la audición, incluso se negó a ponerse audífonos.

"La Gran Depresión realmente la dejó marcada", dijo. "Le pregunté para qué estaba ahorrando, ya que podía permitírselo y cambiaría su vida para mejor". Resulta que para lo que estaba ahorrando era para ayudar a los estudiantes de Dumont, tal como lo había hecho durante toda su vida. "Ella está dejando un legado duradero", concluyó Jablonski.

Ver comentarios