A 4 días de la destitución del ex presidente de Perú Martín Vizcarra, la jueza María Álvares le prohibió la salida del país por “18 meses”.

La sanción surgió de un pedido de la Fiscalía, que investiga las denuncias que dictan que el mandatario cesado recibió 600.000 dólares en sobornos para autorizar obras públicas cuando era gobernador de Moquegua en 2014.

En tanto, la dirección de la nación quedó el martes en manos del jefe parlamentario Manuel Merino.

Manuel Merino, jefe del Parlamento peruano y actual presidente de Perú.

En las calles de Lima y otras ciudades, los seguidores del ex mandatario salieron a manifestarse masivamente, enfrentándose con la represión policial, que dejó una saldo de una docena de heridos. Durante esta semana, el cuerpo de seguridad peruano fue condenado por organismos de derechos humanos.

En respuesta a las acusaciones, Vizcarra negó los cargos, cuestionó la legitimidad del gobierno de Merino y dijo a periodistas "hemos dicho que nos quedamos” en Perú. “Tenemos la verdad y el sustento que nos respalda”, agregó.

El Congreso destituyó al funcionario sin partido por “incapacidad moral” el lunes, en el cierre del segundo juicio político en su contra en menos de dos meses.

En una de las manifestaciones en apoyo a Vizcarra, un grupo de personas que intentaba llegar al Congreso se enfrentó con piedras y palos a la policía, que los dispersó con gases lacrimógenos y perdigones. Tras la movilización, se reportaron ocho personas detenidas y una docena de heridas.

La Defensoría del Pueblo de Perú exigió “cesar de forma inmediata uso de gas lacrimógeno y perdigones contra ciudadanas/os que ejercen su derecho a manifestarse”.