El ministro del Interior y vicepresidente del Gobierno italiano, el ultraderechista Matteo Salvini, aseguró este viernes que, si tuviera que elegir, preferiría legalizar la prostitución antes que la droga porque "hacer el amor es siempre bueno".

Durante un acto electoral en la localidad de Montegranaro (centro de Italia), Salvini dijo que "la droga hace daño, si hubiera que legalizar o liberalizar algo, hablemos mejor de la prostitución, dado que hacer el amor es siempre bueno de manera protegida, controlada médicamente".

Salvini prometió el cierre de las numerosas tiendas que venden en Italia el llamado "cannabis light", que no supera una concentración del 0,5 % de tetrahidrocannabinol, el principio que concede efecto psicoactivo. 

Para el líder de la ultraderechista Liga, este tipo de tiendas podrían "arruinar a las futuras generaciones", sobre todo, dijo, porque "la edad (media) del primer consumo se ha reducido hasta los once y doce años", indicó un despacho de la agencia EFE.

"Mi problema es quitar la droga de las calles, de las tiendas y de las escuelas porque hay muchos más modos de divertirse, más sanos e inteligentes. Espero que la política sea unánime sobre esto. Las drogas hacen daño, no hay drogas buenas", señaló. 

Por esa razón ya se ha procedido a cerrar varios negocios en la región de Las Marcas (centro), dado que las autoridades consideraban que la marihuana que vendían excedía el límite máximo de principio activo, y ha emanado una directiva para intensificar los controles.

Por su parte, el líder del antisistema Movimiento Cinco Estrellas y también vicepresidente del Gobierno italiano, Luigi Di Maio, sospecha que detrás de esta guerra de Salvini al cannabis legal haya una intención electoralista con la llegada de las elecciones europeas.