Luego de la histórica reunión entre los presidentes de las dos Coreas, Pionyang le puso fecha al fin de su programa nuclear. Por eso, se comprometió a desmantelar, durante el mes próximo, un centro de pruebas atómicas. Además, lo hará ante observadores y periodistas extranjeros.

Según precisaron autoridades de Corea del Sur, Kim Jong-un ofreció clausurar de manera definitiva el centro en el que realizó sus seis pruebas nucleares en Punggye-ri, en el noreste del país. La intención de hacer público ese proceso busca generar confianza en la comunidad internacional.

"Algunos dicen que estamos cerrando instalaciones que están inservibles, pero ya verán que están en muy buenas condiciones", aseguró, según el comunicado de Seúl. El mismo texto reflejó otras frases de Kim: "Aunque tengo mis reservas hacia Washington, la gente verá que no soy el tipo de persona que dispara armas nucleares hacia Corea del Sur, el Pacífico o Estados Unidos".

"Si nos reuniéramos regularmente con los estadounidenses para cimentar la confianza y ellos prometieran poner fin a la guerra y no invadirnos, ¿para qué mantendríamos un arsenal nuclear y viviríamos en unas condiciones tan duras?", agregó el presidente norcoreano.