Durante un discurso publicado en las redes sociales, Carles Puigdemont señala a Jordi Sánchez, ex presidente de una asociación independentista, como el próximo candidato a ser investido como el presidente de Cataluña.

El anuncio forma parte del guión pactado por los tres partidos independentistas catalanes, que hoy prepararon el terreno al aprobar en el parlamento regional una resolución que reivindica su “legitimidad” el ex presidente, denuncia su destitución “ilegal” y, además, avalar el “referéndum de autodeterminación” del 1 de octubre del año pasado. 

El líder catalán añadió que lo que toca ahora es “continuar defendiendo los valores de la república, defender nuestros derechos democráticos y denunciar y perseguir los abusos cometidos por el Estado español”

En ese sentido, anunció que un equipo de abogados internacionales presentó en su nombre "una demanda contra el Estado español ante el Comité de los Derechos Humanos de Naciones Unidas”, para denunciar la “violación” de sus derechos civiles y políticos. 

" Cataluña se ha ganado el derecho a ser una República independiente, democrática y de derecho, y este objetivo es irrenunciable. Es sobre el cual hay que seguir haciendo política desde el interior y también desde el exterior”, declaró enfáticamente el periodista y político español.