Tres hermanos fueron detenidos acusados de abusar de otros tres hermanos y su madre en un barrio periférico al oeste de Montevideo en Uruguay.

El caso fue descubierto cuando, el lunes pasado, una vecina llamó a la Policía alertando que escuchaba gritos en la casa de al lado.

 

 

Según  la vecina, se acercó a la cerca que divide las casas y vio que una joven era violada por su hermano en plena luz del día.

A los minutos de la llamada, llegaron patrulleros de la Unidad de Respuesta Rápida de Montevideo (URPM), informó el diario El País.

Cuando llegaron los efectivos, encontraron a la madre de los seis hijos que aceptó que su familia gritaba, pero alegó que era porque sus hijos “estaban locos”.

La mujer terminó confesando que sus tres hijos y ella eran víctimas de abuso sexual por parte de los otros tres.

Dos de las hijas, de 35 y 26 años. estaban en estado de desnutrición y con falta de higiene de años. Ambas estaban en estado shock y la mayor no podía hablar.

Se tapaba la cara con una mano y se aferraba a un oso de peluche. La joven de 26 logró intercambiar algunas palabras con los agentes. Las estaturas de ambas eran similares a las de una niña de 13 años, por lo cual quedó en evidencia su déficit de crecimiento.

Las dos mujeres y un hermano de 13 años fueron trasladados a la clínica Centro Coordinador del Cerro para que recibieran primeras atenciones médicas.

 

Las dos mujeres estaban muy hambrientas. Una de ellas relató a un médico que no comía desde hacía días. Pasaban a mate y cigarros”, dijo uno de los policías a los medios locales

"Lo único que hicimos fue sacarlas de su casa. Los hermanos volaron de allí”, agregó.

Las mujeres comieron desesperadamente los alimentos que una enfermera les alcanzó. Comieron con las manos porque, según el testimonio, las víctimas no sabían cómo usar los cubiertos.

 Las mujeres fueron internadas en el Hospital de la Mujer, parte del Pereira Rossell, lugar al que también se dirigieron el menor de 13 años y la madre de las mujeres, donde permanecen internados.

Las dos pacientes fueron llevadas al Hospital de la Mujer. Se les brindó la atención que requerían por medio de un equipo interdisciplinario. Están judicializadas. Es una situación muy compleja. Son dos pacientes que evidentemente estaban en condiciones extremas y por eso fueron llevadas por un móvil policial al hospital”, dijo Risa Suárez, directora del centro de salud.

La directora del Hospital de Mujer dijo que en su carrera nunca había visto mujeres en condiciones tan vulnerables como las que se le presentaron.

Además de la violencia física y sexual a la que eran expuestas, presentaron signos de desnutrición, problemas de higiene y poca capacidad de comunicación con las demás personas.

Todavía no pudieron declarar ante la Físcalía de Delitos Sexuales. La vecina testigo, por su parte, decidió no hacer la denuncia penal para no sufrir cuestionamientos en su barrio por colaborar con la Policía.

La fiscal no solicitó la detención todavía, los abusadores se encuentran en su casa.

 

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

Ver comentarios