El rescatista que murió cuando buceaba de regreso a la base de Tailandia, luego de haber asistido a los doce chicos atrapados dentro de una cueva, grabó una petición antes de tomarse el avión que lo llevó al norte del país.

Saman Kunan (38), ex miembro de la marina, murió este jueves durante las tareas de rescate. Su tanque se quedó sin aire cuando buceada luego de asistir a los menores, perdió el conocimiento y murió por asfixia.

Antes de su muerte, grabó un video con una petición: "Ojalá que la suerte esté de nuestro lado para traer a los nenes de vuelta a casa". 

Los niños fueron hallados en la cueva Tham Laung-Khun Nam Nang Non, en la provincia de Chiang Rai. Creen que durante una excursión, comenzó a llover, la cueva se inundó y tuvieron que internarse profundamente para salvarse.