En el sur de Tailandia, un elefante asesinó a su adiestrador por obligarlo a trabajar en un día de extremo calor. Su cuerpo fue encontrado partido a la mitad en un charco de sangre. Según los informes policiales, era la primera vez que se le encomendaba esta tarea.

 

A pesar de la cotidianidad que puede llevar un cuidador con sus animales, al tratarse de especies salvajes, de un momento para otro, pueden reaccionar con extrema violencia. Y esto se agrava cuando del otro lado se exigen tareas que no cuidan la salud física y psíquica del animal.

 

Así sucedió con Supachai Wongfaed, un joven de 32 años que fue encontrado muerto en una plantación de caucho de la provincia de Phang Nga. Según el informe policial, un elefante macho de 20 años llamado Pom Pam apuñaló al hombre con sus colmillos en varias ocasiones.

 

El animal acabó por partir a su adiestrador a la mitad. Las imágenes impactaron a las fuerzas de seguridad y a los oficiales de ganado, quienes tuvieron que sedar al elefante con un dardo desde más de 487 metros de distancia para poder recuperar el cuerpo de Supachai.


 

Las causas del violento ataque


En la información policial se detalla que el hombre trajo al elefante a la plantación para transportar madera. Sin embargo, era un día de extremas temperaturas, algo que podría haber provocado que el animal “se volviera loco” y atacará.

 

El elefante fue sedado para poder recuperar el cuerpo.
El elefante fue sedado para poder recuperar el cuerpo.


Según la organización benéfica Save The Asian Elephants, los elefantes asiáticos sufren psicológica y físicamente con estas tareas forzadas. “Es un recordatorio de que los elefantes asiáticos son y siempre serán animales salvajes que pueden atacar y matar cuando los humanos los abusan o estresan demasiado”, enfatizó Ducan McNair, director ejecutivo de la entidad.


Vale destacar que, además, en Tailandia está prohibido utilizar a estas especies para transportar troncos, desde 1989. Aun así, muchas personas deciden seguir con estas prácticas, no solo poniendo en peligro al animal, sino también su propia vida.

 

Otro animal que mató a su adiestrador


El pasado mes de julio sucedió un accidente similar en Nakhon Sri Thammarat, otra ciudad al sur de Tailandia. Allí un elefante partió a su cuidador por la mitad y lo apuñaló hasta matarlo. Luego, estuvo de pie sobre su cadáver durante horas.

 

Según los medios locales, este caso también se habría provocado porque el animal estaba muy estresado de cargar tanto peso y en días de clima cálido que agotan su estado físico.

Ver comentarios