Briana Walton, una estadounidense de 29 años, es amante de los gatos. Cuando una de sus gatas hembra dió a luz a una litera de 12 gatitos, Briana cuidó de cada uno y se aseguró de que todos recibieran un hogar. Pero entre las crías hay una que le llamó la atención, la pequeña Gracie. 

La gatita que se volvió sensación en las redes nació con parches de calvicie en todo su cuerpo, y su dueña se dió cuenta que se encontraba más débil que el resto de sus hermanos, por lo que la joven decidió adoptarla. 

Pasaban los días y la situación de Gracie no mejoraba. Briana se acercó a TikTok para compartir la historia de su mascota: “Gracie tenía unas cinco semanas cuando empezó a perder vello facial. Luego perdió la mayor parte de su pelo por completo durante las siguientes dos semanas y me preocupé mucho de que estuviera enferma, así que la llevé al veterinario”.

Pero el diagnostico de los expertos no encontró nada grave en la condición de Gracie. Su dueña afirmó que, si bien le detectaron una pequeña fiebre, "por lo demás estaba perfectamente sana y no necesitaba más atención especial“.

Fue entonces que se produjo la gran revelación: Gracie no es un gato, sino una rara especie de gato-lobo. Usuarios de TikTok se volcieron locos con la revelación, dejando más de dos millones de visitas en los videos de Briana.

Así lo contó en TikTok

 

Pero, ¿cómo pasó esto?

Luego del descubrimiento y la viralización de su caso, Briana buscó la respuesta a la pregunta que muchos se formularon: ¿Cómo llego una cría de gato-lobo a una litera de gatos domésticos?

Lo cierto es que Gracie es producto de una mutación genética que se produce de manera natural entre las colonias de gatos salvajes. De una de tales colonias fue rescatada la mamá de Gracie.

A pesar de la lógica explicación, Gracie sigue siendo un caso exepcional por la rareza de su raza: "Descubrimos que los gatos-lobo en realidad están valorados en alrededor de tres mil dólares, así que conseguir un gato caro gratis es bastante épico”, confesó Briana.

Revelada la verdadera identidad de Gracie, su dueña pudo identificar el tratamiento que su piel necesita para vivir cómodamente. Para seguir las aventuras de la gata-lobo podés seguir la cuenta de Instagram que su dueña abrió en su nombre.