El estrecho triunfo de la social democracia finlandesa en las elecciones del último domingo se debió a un insólito error de unos 400 militantes ultraderechistas que por equivocación votaron por del Partido Comunista de Finlandia (SKP) en lugar del ultraderechista Verdaderos Finlandeses (VF).

El fallido de los electores le impidió a VF empatar en número de escaños con el Partido Socialdemócrata.

Los VF del eurodiputado Jussi Halla-aho obtuvieron el domingo 39 escaños en el Eduskunta (Parlamento local), uno menos que el Partido Socialdemócrata (SDP) dirigido por Antti Rinne, en unas ajustadísimas elecciones en las que lograron 6.813 votos menos que esta formación.

Según publica la prensa local, alrededor de 400 votantes de la ultraderecha en el distrito electoral de Uusimaa, la región que rodea Helsinki, se equivocaron al votar y dieron su apoyo sin querer al Partido Comunista de Finlandia (SKP).

De no ser por este error, la ultraderecha hubiese logrado un diputado más en este distrito y hubiera empatado con los socialdemócratas en 40 escaños.

Jussi Halla-aho (VF) y Antti Rinne (SKP).


La confusión se produjo cuando los despistados votantes escribieron en la papeleta el número 98, correspondiente al líder de la ultraderecha, sin darse cuenta que Halla-aho no concurría por Uusimaa sino por el distrito electoral de Helsinki, reprodujo la agencia de noticias EFE.

De ese modo, el candidato por Uusimaa con el número 98, el comunista Kalevi Wahrman, recibió 483 votos, frente a los 49 que consiguió en 2015, aunque quedó muy lejos de ser elegido diputado.

Varios de estos votantes confesaron en las redes sociales haberse equivocado y lamentaron que encima su voto fuese a parar a los comunistas, situados en el otro extremo del espectro político.

Ninguno de los otros 18 candidatos que concurrían en Uusimaa por el SKP, uno de los dos partidos comunistas de Finlandia, logró superar el centenar de votos, lo que confirmaría que se trató de una confusión masiva.

"Es increíble que haya gente tan estúpida como para votar a Wahrman. Eso nos costó a los Verdaderos Finlandeses unos 400 votos, con los que hubiéramos conseguido un séptimo diputado por Uusimaa", se quejó Halla-aho.

"Hemos ganado las elecciones por primera vez desde 1999", dijo por su parte el líder socialdemócrata, Antti Rinne.

El error costó muy caro al partido de ultraderecha, al que le faltaron solo 302 votos para arrebatar a los socialdemócratas el último escaño por Uusimaa.