La mujer fue detenida por matar al perro y por portación de drogas.

Una veterinaria fue detenida por portación de drogas y fusilar al perro de su vecino en el estado de Nueva Orleans, Estados Unidos. La profesional había denunciado al dueño del animal durante seis meses por los ruidos molestos y, cansada de los ladridos, le disparó en la cabeza.

La acusada, Kelly Folse de 35 años, filmaba al bulldog de 15 meses ladrando y enviaba los archivos a la policía. Luego de no obtener respuesta durante seis meses, se cansó y le disparó en la cabeza. El tiro entró por el ojo del perro y provocó que quede agónico tirado en el suelo. La familia lo encontró moribundo en medio de un charco de sangre y, aunque intentaron salvarlo, debieron sacrificarlo para que deje de sufrir.

Los dueños del animal manifestaron que el perro era querido por todos y que era de la familia. Detallaron que hasta dorímía en la cama con ellos.

El sheriff Joe Lopinto señaló en una conferencia de prensa que el hecho ocurrido en el pequeño pueblo River Ridge "no es normal. es una locura". Efectivos allanaron la vivienda de la acusada y la detuvieron por crueldad animal agravada, posesión de drogas y disparo de arma de fuego.

 

Encontraron extrañas fotos en su cuenta de Facebook.