Por Mauro Federico

El sol to­da­vía no ha­bía des­pun­ta­do so­bre la ar­bo­le­da de la quin­ta pre­si­den­cial de Oli­vos cuan­do Al­ber­to Fer­nán­dez, con una taza de café humean­te so­bre el es­cri­to­rio prin­ci­pal de su des­pa­cho, ya ha­bía co­men­za­do a mo­ni­to­rear el inicio de una jor­na­da que, a prio­ri, se pre­sen­ta­ba com­ple­ja. Los ca­na­les de no­ti­cias mos­tra­ban las co­las que, des­de la no­che an­te­rior, aglu­ti­na­ban pe­li­gro­sa­men­te a cen­te­na­res de se­res de­ses­pe­ra­dos que acu­dían a la con­vo­ca­to­ria para per­ci­bir los ha­be­res otor­ga­dos por el Es­ta­do para pa­liar la an­gus­tian­te si­tua­ción ge­ne­ra­da por la pan­de­mia. Tras dos se­ma­nas de ais­la­mien­to so­cial obli­ga­to­rio dis­pues­to por el Eje­cu­ti­vo como es­tra­te­gia prin­ci­pal para de­mo­rar el avan­ce del Co­ro­na­vi­rus, los ban­cos se dis­po­nían a abrir sus puer­tas para pa­gar las asig­na­cio­nes es­pe­cia­les otor­ga­das por el Es­ta­do ante la emer­gen­cia y los ha­be­res ju­bi­la­to­rios y pen­sio­nes no abo­na­dos du­ran­te mar­zo a cau­sa de la cua­ren­te­na. 

Los pri­me­ros lla­ma­dos de Fer­nán­dez tu­vie­ron dos in­ter­lo­cu­to­res bien de­fi­ni­dos: el di­rec­tor de la ANSES, Ale­jan­dro Va­no­li y el ti­tu­lar del Ban­co Cen­tral, Mi­guel Ángel Pes­ce. "Ima­gino que esto no se va a des­bor­dar ¿no?", pre­gun­tó el pri­mer man­da­ta­rio en un tono in­ti­mi­dan­te a sus dos fun­cio­na­rios. Del otro lado las res­pues­tas no ter­mi­na­ron de con­for­mar al pre­si­den­te, que in­tuía lo peor. Y su in­tui­ción se cris­ta­li­zó en una cru­da reali­dad a me­dia ma­ña­na, cuan­do mi­les de per­so­nas mos­tra­ban su fas­ti­dio en la puer­ta de los ban­cos dis­pues­tos para efec­tuar los pa­gos or­de­na­dos por la ad­mi­nis­tra­ción de la Se­gu­ri­dad So­cial. 

El desas­tre es­ta­ba en mar­cha. La gen­te im­pa­cien­ta­ba ante las de­mo­ras, las co­las se ha­cían in­ter­mi­na­bles y las imá­ge­nes en las pan­ta­llas de te­le­vi­sión mos­tra­ban el fra­ca­so del ais­la­mien­to con el que tan in­sis­ten­te­men­te ha­bían ma­cha­ca­do des­de las es­fe­ras ofi­cia­les.

A las seis de la tar­de, el pre­si­den­te con­vo­có a una reunión en Oli­vos de la que par­ti­ci­pa­ron los men­cio­na­dos Va­no­li y Pes­ce, jun­to al jefe de Ga­bi­ne­te, San­tia­go Ca­fie­ro, y la se­cre­ta­ria Le­gal y Téc­ni­ca, Vil­ma Iba­rra. Tras la dura re­pri­men­da a sus co­la­bo­ra­do­res, Al­ber­to fue ta­xa­ti­vo: "Esto no nos pue­de vol­ver a ocu­rrir", les dijo, muy con­tra­ria­do por la si­tua­ción. In­me­dia­ta­men­te man­dó a Iba­rra para que re­dac­te un bo­rra­dor de DNU que verá la luz en las pró­xi­mas ho­ras en el que se es­ta­ble­ce­rá el ca­rác­ter de "ser­vi­cio pú­bli­co esen­cial" para las en­ti­da­des ban­ca­rias.

Pero ¿quié­nes fue­ron los res­pon­sa­bles de este desas­tre? ¿Por qué no pudo evi­tar­se algo que era tan in­de­sea­ble como pre­vi­si­ble?

Fuente: Puentedigintal.com

Ver más productos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

Ver más productos