egodoy@cronica.com.ar 
@egodoyvallejos

El proyecto de ley que el Poder Ejecutivo pretende enviar al Congreso para reformular el Indec muestra a las claras la confusión del gobierno de Mauricio Macri por el rumbo económico del país. La inflación, histórico azote de los argentinos, sigue sin control. Pero el mandatario había asegurado en plena campaña de 2015 que bajar el índice "será la cosa más simple que tenga que hacer si soy Presidente".

El entonces alcalde porteño, envalentonado por sus posibilidades de llegar al sillón de Rivadavia, había acusado a la administración kirchnerista y señalado que "es necesario dejar de mentir y truchar". Macri se refería, en forma específica, a la mentada intervención del organismo de estadística y censos, que había modificado el sistema de medición para que el número inflacionario fuese menor.

Ocurrió en 2007 y la antipática tarea fue encomendada al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, un soldado que cumplía a rajatabla con las indicaciones de Cristina Fernández de Kirchner. El resultado: en el primer año, el índice marcó la mitad de lo que estimaron los privados. Un papelón que se prolongó hasta 2016 y fue muy criticado por todo el arco político.

Cambiemos prometió cambiar, valga la redundancia, todo. Una, la manipulación de las estadísticas públicas, algo que a pocos países del mundo, incluso, se les ocurre. Propuso la normalización del Indec y comenzó a publicar, casi una década después, indicadores oficiales.

Pero los números no ayudaron a la gestión del PRO. Durante su primer año, la inflación fue del 36%, mientras que en el segundo orilló el 25%. Ese partido que Macri aseguró ganar de "taquito", por ahora, lo pierde como la Selección este martes en Madrid: por goleada.

Ante la falta de creatividad para nivelar el barco, aparece el siempre tentador canto de sirenas. Modificar el sistema de medición o, bien, cambiar todo. El Ejecutivo plantea crear el Sistema Estadístico Nacional, un organismo de fachada autárquico y compuesto por 7 miembros, 3 de ellos representantes de los ministerios. Todo indica que Macri "tocará" el Indec a puro gatopardismo: Cambiemos para que todo siga igual.