Ángeles Rawson, Muni como le decía su familia, fue asesinada el 10 de junio del 2013. Según determinó la Justicia por el portero de su edificio, Jorge Mangeri, mientras regresaba del colegio a su departamento de la calle Ravignani al 2300 en Palermo, su cadáver fue arrojado a la basura, envuelto en bolsas y encontrado en la cinta transportadora de una planta recicladora del CEAMSE en José León Suárez.

Ocho años después, su mamá, Jimena Aduriz quien fue cuestionada por no llorar ante las cámaras, que padeció que su marido fuese un sospechoso mediático a pesar de que la investigación lo había descartado como tal, sufrieron el acoso de los medios tal punto que debieron mudarse. Ella a quien le arrebataron a su única hija mujer, junto fuerzas para obtener justicia para su hija, para que el responsable esté tras las rejas,  pero también se ocupa de luchar contra la violencia de género.

Jimena como tantas otras mamás transformaron su dolor en lucha. Y esa pelea coincide en general en la falta de Justicia, en ayudar a otras familias a caminar Tribunales exigiendo muchas veces que hagan lo que tienen que hacer.

Una justicia que muchas veces no está a la altura de estas mujeres que a pesar de su dolor, de su desconociendo de leyes son muchas veces las que aportan datos para resolver los crímenes.

Como Adriana Chiaverano la mamá de Pilar Riesco, de 21 años, que se puso la causa al hombro para demostrar que su hija no se había suicidado, que la habían matado.

Cómo Susana Trimarco, la mamá de Marita Verón desparecida desde abril de 2002, que llegó hasta vestirse de prostituta buscando a su hija en los cabaret. Desde entonces se dedica a rescatar chicas víctimas de trata.

Isabel Yaconis, la mamá de Lucila asesinada en abril del 2003 cuando se resistió a una violación, que integra Madres del Dolor. Que luchó y golpeó todas las puertas hasta lograr el Registro de Violadores.

Marcela Morera, madre de Julieta víctima de femicidio estando embarazada, integra Familiares Atravesados por el Femicidio donde se contienen, pero sobre todo se ocupan del seguimiento de las causas.

Ellas son algunas de las tantas mujeres que luchan contra la violencia de género y la falta de justicia, luego de a verlo sentido en carne propia, con la esperanza que no haya más víctimas como lo fueron sus hijas.

¿Es justo que madres que las madres tengan que mendigar Justicia? ¿Por qué las instituciones no están a la altura de estas mujeres que sin preparación para eso se convierten en eficaces investigadoras? Es hora de que la Justicia actúe y las madres transiten su duelo.

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos