jcarrodani@cronica.com.ar 
@javiercarrodani 

Con el anuncio de la reducción del porcentaje de pobres en la Argentina, el gobierno nacional insiste en que el rumbo económico emprendido en diciembre de 2015 ya está dando los primeros resultados concretos. El 25,7% difundido este jueves -que implica un claro descenso no sólo respecto del 32,2% que se registró hace dos años sino también del nivel que dejó como "herencia" la gestión de Cristina Fernández de Kirchner- se suma a la corrección en los números del Producto Bruto Interno anunciada días atrás por el Indec, que bajó la caída registrada en 2016 de 2,2 a 1,8% y ubicó la crecida del año siguiente en 2,9%, lo que lleva a concluir que en la primera mitad de su presidencia, Mauricio Macri quedó con 1% de saldo a favor y además hay un consenso generalizado de que 2018 tendrá otro crecimiento, el cual se debate si será más cerca del 2 o del 3% anual. El dato de la suba de la actividad económica de enero -4,1% interanual- reafirma esa predicción.

Además, recientemente se informó de una caída -leve pero caída al fin- del desempleo al 7,2%, más allá de que una gran parte de eso lo componen nuevos monotributistas y empleados en puestos de baja remuneración. También el Indec reveló que aumentó el empleo en negro. Esto tiene una doble lectura: por un lado, hay más posibilidades de trabajar; por el otro, esas chances se dan en la informalidad, con condiciones laborales que en general son poco dignas, por decirlo suavemente.

En concreto, desde la Casa Rosada se quiere instalar la idea de que, aunque no se contiene la inflación como se quisiera, la economía argentina está repuntando, y esa mejora se debe al "ordenamiento", la "normalización" y la "reinserción en el mundo" comercial de la gestión macrista.

Así, poco a poco se genera la confianza para que haya inversiones que empujen la rueda de la actividad y consoliden el crecimiento. Si ese fuera el caso, quedaría pendiente un punto no menor, y en el que el gobierno de Carlos Menem -que inevitablemente se emparenta con la gestión de Macri por algunas importantes similitudes que ya se han referido en columnas anteriores- claramente fracasó: la distribución de ese eventual crecimiento en los ingresos de todos los estratos sociales.

Seguramente también con la mira puesta en esto se realizó este jueves el anuncio sobre la pobreza. Habrá que ver cómo sigue esta película.