gcalisto@cronica.com.ar 
@gcalisto 

Cuarentena absoluta en economía debilitada es presagio de una profunda crisis por venir. La sentencia que hizo pública un informe privado este domingo confirma algo que todos saben: el día después, cuando finalmente se decida que el sistema sanitario ya está listo para enfrentar al coronavirus o se encuentre una vacuna -esto último parece ser lo más lejano-, será tan difícil como los actuales.

De ahí que trazar la línea roja de la política -siempre hay una- entre los que están a favor de la salud y poner del otro lado a los que piden "una peligrosa reapertura", como señala el oficialismo, es un juego peligroso. En algún momento, antes o después de junio, la apertura se dará, y seguramente en medio de muchos casos y con un Estado agotado luego de una maratón de asistencia en épocas de bolsillos extremadamente flacos.

¿Eso significará que le dieron la razón al grupo que hoy cuestionan? ¿Cómo se justificará esa decisión en un contexto, inevitable, de mayor circulación? ¿Cuál será el esquema para financiar la asistencia social, económica y empresaria del día después?  El interrogante, perdido en la incertidumbre del día a día, es similar al que se planteaba antes del ingreso a la era del coronavirus.

El gobierno había extendido el congelamiento de tarifas dispuesto por un Mauricio Macri en campaña y agregado algunos bonos para paliar una crisis económica galopante, mientras se negociaba con acreedores externos y el FMI. Se decía que para abril o mayo habría un diseño de Presupuesto, que se votaría a mitad de año... Dentro de la espera por esa negociación -que se está dando con final abierto en estas horas-, no hubo nunca un esbozo del plan que se tomaría en lo que se denominaba "el día 181", porque los congelamientos fueron por seis meses.

Está claro que hacer planes hoy sobre lo que será mañana, cuando no se puede saber cómo estará nuestro país ni el mundo, es jugar en el plano imaginativo, pero la incertidumbre en el plano económico es una compañera que nunca trae buenas noticias y abre el juego a los que, sin tener tampoco idea de nada, aparecen diciendo "yo tengo un plan".

Quizás con eso baste para generar daño a un gobierno que deberá someterse, eventualmente, al riesgo de salir a la calle con el virus dando vueltas.

Ver más productos

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

¿Qué hacer el fin de semana largo?

¿Qué hacer el fin de semana largo?

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Evita: la verdadera historia

Evita: la verdadera historia

¡Para los más chicos en casa!

¡Para los más chicos en casa!

Ver más productos