Los ciclos en la vida son irreversibles en todos los aspectos y el tenis no es la excepción. Ya los cuatros fantásticos, lamentablemente, se están despidiendo en un futuro cercano.

En la actualidad  Roger Federer, que cumplirá 37 años en agosto, es el número uno del mundo y al mismo tiempo el más veterano de la historia en ese puesto, siendo el mejor del planeta con 20 títulos de Grand Slam y 30 finales. Además, es el único que continúa batiendo récords. En polvo de ladrillo el desequilibrante absoluto es el español Rafael Nadal (ganó 10 veces Roland Garros), en junio cumplirá 32 años.

Se está recuperando de una lesión, y en su último Máster 1000 de Madrid, jugado la semana anterior, perdió contra Dominic Thiem que le cortó el impresionante récord de 50 games ganados consecutivos en polvo de ladrillo.

También fue derrotado Novak Djokovic, de 30 años, por Kyle Edmund en segunda ronda y caerá a la posición Top 20. Andy Murray, de 31 años, operado de cadera pasará un largo tiempo sin competir.

Por la escenografía actual la renovación es imprescindible, hay una camada de enormes jugadores que vienen asomando. Dominic Thiem: El tenista austríaco de 24 años, sorprende con sus actuaciones. Ya completó el triplete de títulos sobre superficies duras, en polvo de ladrillo y césped. Es la nueva gran amenaza para la cima del circuito ATP.

Este diestro, con revés a una mano, dueño de una derecha precisa y profunda, y de un saque potente, alcanzó por primera vez las semifinales de un Grand Slam, en el polvo de Roland Garros. Ya derrotó a Nadal, a Federer y David Ferrer. Es un jugador ambicioso, agresivo e irreverente y de mentalidad muy fuerte, será protagonista.

Alexander Zverev: El tenista alemán, nacido en Hamburgo de 21 años, está transitando por un 2018 soñado, después de la final de Miami, la semis de Montecarlo, y los títulos de Múnich y, el reciente, Madrid Open 2018 frente a Thiem nos exime de mayores análisis.

En su vida se respira tenis, su padre fue tenista soviético y compitió en Copa Davis, es su entrenador, y su hermano mayor Mischa también profesional en la actualidad. Ocupa el número 3 del mundo, ganador de 8 títulos entre ellos 3 Masters 1000 y con un futuro desbordante.

Nick Kyrgios: El australiano tiene 23 años y 1.93 de altura. La prensa especializada lo considera uno de los jugadores con mayor proyección mundial. Posee un saque demoledor, es diestro y pega el revés a dos manos con llamativa precisión y su drive es poderoso. Superó a Richard Gasquet y, posteriormente, derrotó al número uno del mundo,  Rafael Nadal.

En 2015 conquistó un triunfo importante frente a Federer y alcanzó los cuartos de final en al Abierto de Australia. Tendrá que ordenar su temperamento y abandonar su soberbia, actitud que el público repudió en diversas oportunidades. Ahora está recuperándose de una lesión del codo Se encuentra en el puesto 15 del ranking y obtuvo 4 títulos de ATP.

Denis Shapovalov: Irrumpió en el mundo tenístico como un rayo. Es zurdo con revés a una mano, y 19 años de edad. Es talentoso, audaz e irreverente, se atreve a todo. Se hizo profesional en 2017. Logró popularidad por sus resonantes triunfos, cuando participó en el Torneo Roger Cup de Montreal y venció a Juan Martín del Potro y a Rafael Nadal, su primer partido frente a un Top Ten.

Es el jugador más joven en alcanzar una semifinal ATP Masters 1000. Representa otra dinamita que puede explotar en los primeros lugares en cualquier momento. En Argentina destacamos a Del Potro que nació para ser número uno si no sufre lesiones, protagonista en hacernos ganar la Copa Davis, en noviembre de 2016, junto a Federico Delbonis, otro candidato de excelente tenis.

A este pelotón argentino agregamos a Diego Schwartzman, que puede ganarle y hacerle partido a cualquiera, se encuentra 16 en el ranking mundial. Como vemos la banda de talentos que viene empujando en poco tiempo se apoderarán de la atención de los fanáticos del tenis. Es indudable que la renovación es una realidad impostergable.