"Braga Netto puso la casa en orden. Está en el momento justo, en el lugar indicado y a la hora correcta". Quien aseguró esto fue el vicepresidente brasileño y general retirado, Hamilton Mourao, refiriéndose al jefe de Gabinete de Brasil, el general Walter Braga Netto, sindicado como el nuevo hombre fuerte del gobierno.

Y señalado también como el hombre que en la noche del lunes fue crucial en la marcha atrás que tuvo que dar el presidente Jair Bolsonaro, quien tenía decidido echar al ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta. Este se viene enfrentando públicamente con Bolsonaro y apoya las medidas de aislamiento social que mantienen los gobernadores de San Pablo y Río de Janeiro.

Bolsonaro no soporta su presencia en el gabinete. Pero no lo puede echar, porque Mandetta cuenta con el apoyo de los altos mandos del Ejército.

Es que mientras Bolsonaro insiste con que el coronavirus es un "simple resfriado" y no hay que tomar medidas de cuarentena que afecten la economía, Brasil volvió a registrar un nuevo récord en la evolución de la pandemia.

Este martes murieron 114 personas, con lo que la cifra de fallecidos por Covid 19 en Brasil aumentó hasta 667, mientras los casos saltaron hasta 13.717.

En este marco, las figuras de Mourau, Braga Netto y Mandetta adquieren cada vez más preponderancia en la toma de decisiones del gobierno brasileño.

El vicepresidente es señalado por los hijos del presidente como un conspirador para derrocar a su padre. Esta percepción aumentó luego de la victoria de Mandetta, ayudado por los mandos militares y parte del Congreso.

Lo que ocurrió con el frustrado intento de desplazamiento del ministro de Salud refuerza la ida de que dentro del gobierno hay dos sectores en pugna. Uno liderado por Bolsonaro, apoyado por sus hijos, algunos ministros y el astrólogo ultraderechista Olavo de Carvalho. En el otro grupo, están los mandos militares y varios ministros, y se están sumando fuertes empresarios de San Pablo, la ciudad con más muertos por el coronavirus.

En medio de esta lucha, el poder de Bolsonaro aparece diluido. La imposibilidad de echar a su ministro de Salud así lo marca.

noticias relacionadas

Ver más productos

Vendé tus productos en Cronishop

Vendé tus productos en Cronishop

La biografía definitiva de Evita

La biografía definitiva de Evita

No aflojamos: protegete del Coronavirus

No aflojamos: protegete del Coronavirus

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

El Atlas de Camisetas

Los fanáticos del fútbol tienen un Atlas

Salí protegido: máscara facial protectora

Salí protegido: máscara facial protectora

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

¡Ayudá a los que más te necesitan!

¡Ayudá a los que más te necesitan!

Ver más productos