gcalisto@cronica.com.ar
@gcalisto

La discusión por el Presupuesto bonaerense podría ser el último acto de Sergio Massa como hombre del poder alcanzado con votos. Y el primero que marque su futuro político. El tigrense logró en 2015 superar la grieta, fortaleciendo su espacio en la provincia de Buenos Aires y logrando un bloque legislativo (también a nivel nacional) que le permitió ser el hombre a buscar en cada disputa entre macrismo y kirchnerismo.

En la provincia, tejió una profunda alianza con la flamante gobernadora María Eugenia Vidal. Allí cambió Presupuesto y lugares clave por respaldo político y legislativo. Pero todo eso se terminó el 22 de octubre, cuando Vidal salió más que fortalecida de los comicios, y el hombre que se alió con Margarita Stolbizer terminó minimizando los daños y lleno de dudas respecto de su futuro.

La posición de fuerza que Massa supo lograr en 2015 tendrá en la discusión por el Presupuesto bonaerense 2018 su despedida. Se sabe que compartió una cena con la gobernadora y le planteó los reparos de sus dirigentes al proyecto, que Vidal prometió modificar. Pero sus legisladores se mostraron dubitativos en cuanto al presunto aval que eso significa para la Ley de Leyes de la provincia, que conlleva varios retrocesos para los intendentes.

El Massa de hoy está lejos de aquel que viajó con Mauricio Macri a la cumbre de Davos. La derrota de octubre puso en duda su nueva alianza, con el GEN de Margarita Stolbizer y su alejamiento del peronismo. No son pocos los dirigentes que lo quieren ver volver al PJ. Las negociaciones no escasean.

Tampoco su relación con Vidal es la misma. El líder del Frente Renovador sabe que, ante la caída de su espacio frente a la grieta, el oficialismo salió a pescar a varios de sus dirigentes. Unos cuantos ya prometieron pintarse de amarillo en diciembre, cuando asuman sus bancas.

En ese marco, algunos peronistas buscan que Massa se reinvente como dirigente del espacio y debute rechazando el tratamiento del Presupuesto.

Un dato clave: quienes más combaten el proyecto son los kirchneristas de La Cámpora, no los legisladores referenciados en los intendentes del PJ, con quienes el tigrense más conversa.