@JorgeCicu

El reciente y polémico anuncio de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, sobre la creación de un “servicio cívico voluntario en valores” a cargo de Gendarmería Nacional es una nueva demostración de que en campaña electoral todo se puede. Aun dando muestras de ignorancia, hipocresía, falsedad y falta de sustento. Elegir a una fuerza de seguridad para que los jóvenes aprendan “valores cívicos” en lugar del sistema educativo es una marca ideológica, pero también la intención de desacreditar a la educación pública, que está en manos del mismo gobierno.

“Gendarmería es una institución mejor considerada que la educación pública”, aseguró Bullrich, lo que fue rápidamente retrucado por el ministro de Educación de su gobierno, Alejandro Finocchiaro. ¿Es también una cortina de humo para tapar otros problemas? Así parece, más si se tiene en cuenta que aún no están ni la infraestructura ni los fondos para llevar adelante el proyecto. Y ni qué hablar de que podría alcanzar a muy pocos jóvenes.

“Es para que encuentren una salida los jóvenes que ni trabajan ni estudian, los famoso ni-ni”, dijeron los oficialistas. Una demostración de ignorancia sobre el término y de hipocresía respecto de qué se busca. Ignorancia porque el término “ni-ni” no se aplica a todo el universo de los jóvenes que no están ni trabajando ni estudiando, sólo a quienes “eligen no hacerlo”. El término fue acuñado por psicólogos que trabajan con jóvenes de clase media y media-alta, y que, teniendo todos los medios para estudiar o conseguir empleo, deciden no hacerlo.

Estos nunca irán a un cuartel a “buscar valores”. Aquellos jóvenes que viven en la marginalidad y la pobreza, sin posibilidades de seguir una carrera y castigados por el desempleo, no son “ni-ni”. Pero hay muchos que querrían verlos encerrados en cuarteles. ¿Cuesta tanto entender que la educación de nuestros jóvenes tiene que estar en manos de maestros y profesores, y que los cabos y sargentos están para otra cosa? Parece que a algunos sí les cuesta. Y que en campaña todo se puede decir.

Ver más productos

Santa Lucía de Siracusa, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Lucía de Siracusa

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos