jcarrodani@cronica.com.ar
@javiercarrodani 

Los últimos aumentos que entraron en vigencia en febrero (combustibles, transporte, medicina privada, electricidad, peajes) impactaron en los bolsillos de la gente. Si se suma que la subida del tipo de cambio a 20 pesos por dólar preanuncia un traslado a precios de productos de primera necesidad -como suele pasar con cada devaluación, por pequeña que sea-, puede entenderse que ciertas expectativas económicas positivas que despertaba este gobierno vayan decayendo.

Las últimas encuestas de opinión tanto sobre la figura de Mauricio Macri como sobre la gestión del gobierno nacional muestran una merma en los niveles de percepción positiva y un aumento en los de percepción negativa. El contexto polémico que rodeó la aprobación de la reforma previsional hizo mella en la imagen del gobierno, tras lo cual el episodio del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, con su ex empleada o colaboradora empeoró un poco más el panorama.

Otro elemento que juega en contra es que en Capital y Gran Buenos Aires hubo más cortes de luz este verano que el anterior, algo difícil de aceptar cuando las tarifas ya han aumentado sensiblemente desde 2015 hasta la fecha y las inversiones grandes para mejorar el servicio todavía no se hicieron.

La explicación es que el atraso tarifario era tal que, con lo recompuesto, apenas alcanza para ir reemplazando y renovando las instalaciones existentes. A los usuarios, lógicamente, esa respuesta no les resuelve los trastornos sufridos. En tanto, el gobierno sostiene un enfrentamiento con sectores sindicales que cuestionan su política económica y su modelo laboral, y emprende una ofensiva basada en la reivindicación del rol de las fuerzas de seguridad de "defender la ley y mantener el orden" con una rigurosidad que remite a tiempos previos a la crisis de 2001.

Parece buscar respaldo social eligiendo como adversarios a gremialistas ricos y burócratas y a sectores "ultragarantistas" que, al decir de funcionarios, estarían más del lado de los delincuentes que de la ley. Una jugada que, por cierto, implica algunos riesgos importantes.