lbugner@cronica.com 
@lucianobugner  

El pasado tiene distintas interpretaciones y puntos de vista, pero, sobre todo, tiene historia. Y la cumbre de presidentes en la cual participa Alberto Fernández tiene como objetivo consolidar el recuerdo de una de las páginas más negras de la historia de la humanidad: el nazismo.

"Estoy en Jerusalén para conmemorar los 75 años de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau", escribió en su cuenta de Twitter. Si Auschwitz penetró en la sociedad fue por los testimonios de los sobrevivientes (inevitable no recomendar "Si esto es un hombre", de Primo Levi) y las investigaciones posteriores, documentadas a través del cine y la literatura.

Sin trazar un preciso paralelo de acontecimiento, el "Nunca Más" muestra un exacto informe de las desapariciones ocurridas bajo la última dictadura cívico-militar argentina. Los historiadores conviven con ese pasado. Porque, justamente, es el tiempo el que brinda mayores herramientas de trabajo y abre un abanico sin fin a la hora del estudio. Volviendo a las primeras líneas, las interpretaciones y los puntos de vistas se cuentan de a montones.

Alguna vez fue Marcos Peña, ex jefe de Gabinete de Cambiemos, quien respondió, a su modo de ver, el para qué: "Analizar la coyuntura en función del pasado no es normal. En otros países no pasa. Eso es una patología de los argentinos", dijo. Vale aclarar el contexto de las palabras: justificó el cambio de próceres por animales en los billetes, buscando "dejar la muerte atrás". Claro que eso fue una política de Estado.

Porque el Estado tiene que ser unos de los principales motores para evitar que, en este caso, el Holocausto quede en el olvido. O, volviendo a nuestras páginas, que el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional pase simplemente como un hecho político más. Y no. No es así, no fue así y no tiene que ser así.

Quienes saben eso a la perfección son las Madres de Plaza de Mayo, que cada jueves -sin impedimento climático- hacen su clásica ronda frente a Casa Rosada para evitar que la llamarada del recuerdo se apague. Este juevesse cumplió la jornada número 2.180.

A los ríos de tinta derramados en libros y a las infinitas horas invertidas en el cine se les suman los museos, mausoleos, paseos y cantidad de opciones a recorrer para mantener viva la memoria y evitar el florecimiento de "los pueblos que la aplastan y que no la dejan ser libre como el viento", con permiso de León Gieco.

Ver más productos

¡Todos los regalos para el día del niño!

¡Todos los regalos para el día del niño!

Frozen 2: para festejar el día del niño

Frozen 2: para festejar el día del niño

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

¡Últimos días de SALE!

¡Últimos días de SALE!

Viví el deseo y el placer

Viví el deseo y el placer

¿Cómo conocer tu destino?

¿Cómo conocer tu destino?

¡Descuentos en Cronishop!

¡Descuentos en Cronishop!

Cómo ser más inteligentes

Cómo ser más inteligentes

¡Ahora que somos felices!

¡Ahora que somos felices!

Ver más productos