Por Marcelo Peralta Martínez
suplesdomingo@cronica.com.ar

Un suicidio anunciado. El mundo ya no soporta el maltrato del ser humano y las consecuencias son cada vez más visibles y devastadoras. La Tierra se está expresando y manifiesta a viva voz su estado de alerta en todos y cada uno de los rincones del globo.

Tanto en Oriente como en Occidente y de Norte a Sur, hay registros de nieve extrema y calor agobiante por elevación de temperaturas, incendios, fuertes lluvias, temporales e inundaciones y sequías. Así está el planeta en estos mismos momentos advirtiendo que lo que viene podría ser todavía peor.

De esta manera, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a través de su organismo de Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, según sus siglas en inglés, el cual fue creado en 1988) realizó un informe al respecto, luego de examinar 14.000 artículos científicos y determinó que: “Las consecuencias del cambio climático son irreversibles”.

Esta investigación fue publicada hace pocos días y según reveló el portugués Antonio Guterres, secretario general de la ONU, el análisis de este documento indica que: “Si unimos fuerzas ahora, podemos evitar una catástrofe climática”.

Pero, como deja claro el informe, “no hay tiempo para demoras ni lugar para excusas”. Por otra parte, la investigación consideró que de seguir con sus rutinas invasivas, el hombre no solo pone en riesgo a la Tierra, sino que en forma inminente existirá “una alerta roja para la humanidad”.

Con esta frase, Guterres describió las conclusiones del reciente e histórico informe donde se advierte el riesgo que corre el ser humano por sus prácticas poco ecológicas y contaminantes, por lo que subrayó que: “Si unimos fuerzas ahora, podemos evitar una catástrofe climática”.

Detalles de un panorama poco alentador, pero que al mismo tiempo llama a concientizar y generar cultura de ecología, cuidados y todas las necesidades que el plantea necesita, porque de esta manera nuestra “casa” seguirá siendo habitable y confortable para todos los seres humanos, y especias que habitan el planeta.

¿Qué pasa y que podría pasar?

En la actualidad, el mundo se encuentra acechado por todo tipo de fenómenos, como }decenas de incendios registrados y temporales que provocaron históricas inundaciones en Europa, lo que derivó en miles de muertes. Al mismo tiempo, decenas de localidades a nivel mundial, registran enormes sequías mientras que en otras zonas hay bajas en los ríos nunca antes contempladas.

Por esto, se llegó a la conclusión de que si no se cambia la rutina, la humanidad podría extinguirse junto a toda especie de flora y fauna, las cuales podrían hasta mutar y perder su valor actual para el ecosistema.

Informe revelador



En principio, es bueno recordar que este es el primer estudio de una serie de informes que el IPCC continuará publicando en los próximos meses, al tiempo que se convirtió en la primera gran revisión del cambio climático de los últimos 8 años.

Así las cosas, los autores del documento, revelaron que las emisiones continuas de gases de efecto invernadero podrían quebrar, en poco más de 10 años, el límite de la temperatura global, y manifestaron que existe la esperanza de que con los recortes profundos en las emisiones de gases se logre estabilizar el incremento desmedido de las temperaturas. Los expertos sostuvieron que “no es posible descartar” una importante “crecida” del mar a causa del calentamiento de los polos está elevando el nivel de los océanos.

Factor humano

Según manifestaron los expertos en su investigación, nuestra influencia como habitantes del planeta supera muy probablemente el 90% del problema, siendo el principal impulsor de la disminución del volumen de los glaciares a nivel mundial y la reducción del hielo marino del Ártico, desde los años 90.



A causa de la mano del hombre y sus prácticas invasivas es “prácticamente seguro” que las temperaturas extremas, en las cuales entran las sofocantes olas de calor, se tornaron más frecuentes e intensas, considerablemente en los últimos 70 años, al tiempo que a pesar de las intensas nevadas registradas en los últimos tiempos, en insólitos lugares del mundo, donde nunca antes había ocurrido, estos fenómenos fríos se dan menos que antes y en forma menos impactante.

Para concluir, Ed Hawkins, quien integra el equipo de autores del informe, y además es profesor de la Universidad de Reading (Reino Unido) comentó: “Es una constatación de hechos; es indiscutible que los humanos estamos calentando el planeta, no podemos estar más seguros”. Con este pronóstico y las consecuencias fatales se concluye que la vida del ser humano en la Tierra, a este ritmo y vorágine, tiene los días contados.

IRREVERSIBLES
CAMBIOS SIN RETORNO

"Las consecuencias seguirán empeorando”, manifestó el profesor Hawkins al tiempo que agregó “y para muchas de estas consecuencias, no hay vuelta atrás”. De esta manera, los océanos seguirán adquiriendo temperatura y se tornarían más ácidos. Además, los glaciares de las montañas y los polares seguirán en proceso de derretimiento en décadas.

“El informe muestra que estamos viviendo consecuencias del cambio climático pero experimentaremos más con cada golpe adicional de calentamiento “, recordó por su parte Carolina Vera, vicepresidenta del grupo de trabajo que produjo el documento.

NÚMERO
LOS ESTUDIOS ARROJARON CIFRAS ALARMANTES


Hay muchos otros detalles del estudio. Tras pormenorizadas investigaciones los expertos llegaron a una serie de conclusiones, no solo alarmantes, sino también reveladoras.

Así, los datos básicos del informe del IPCC indicaron con extremo detalle y precisión que la temperatura media mundial fue 1,09 °C más alta entre 2011-2020 que entre 1850-1900. Mientras que agregó que en los últimos 5 años las métricas fueron las más calurosas registradas desde mitad del Siglo XIX.

Además, en esta línea se informó que la tasa de aumento del nivel del mar roza el triple de las mediciones tomadas en comparación con el período que abarca el año 1901-1971. Al mismo tiempo, los autores del informe revelaron que desde 1970 aumentaron a una velocidad descomunal (durante los últimos 2.000 años más rápido que en cualquier otro período de 50) las temperaturas de la superficie global.



Por lo tanto, las olas de calor que actualmente se viven en Europa (Italia y Grecia, por ejemplo) y en América del Norte, como así también las trágicas inundaciones que sacuden la paz en China y Alemania, podrían ser inevitables pero “su atribución a la influencia humana se ha fortalecido” en estos últimos diez años.

De esta manera y para concluir, los desarrolladores del informe señalaron que como consecuencia, este calentamiento “ya está afectando a muchos fenómenos meteorológicos y climáticos extremos en todas las regiones del mundo” por lo que pronostican que con el correr de los años “las heridas en la Tierra” no podrán cerrar impidiendo evitar males mayores dificultando así la vida del ser humano y las diferentes especies que en el habitan desde hace millones de años, y recién ahora correr serios riesgos de desaparecer.

TEMPERATURAS
Y EL ALZA DE LOS OCÉANOS


Estos números advierten que millones de personas, fundamentalmente quienes residen en las zonas costeras (sin excepción de alguna parte del mundo), podrían sufrir fatales inundaciones para el 2100.



En tanto, no descartan un aumento de aproximadamente 2 metros del nivel de los océanos para fin del siglo actual, mientras que para el 2150 pronostican un aumento de 5 metros y hasta un poco más.

Por otra parte, el informe brinda detalles sobre los valores estipulados del aumento de las temperaturas y las consecuencias que esto generaría en la humanidad. Así las cosas, el profesor Malte Meinshausen, también autor del informe del IPCC, de la Universidad de Melbourne, en Australia reveló: “Llegaremos al 1,5 °C mucho antes del 2040, debido a que ya lo alcanzamos en dos meses durante El Niño en 2016”.

Con esta premisa, calculan que en apenas 13 años, es decir en 2034, existirá una cuestión de “ahora o nunca” al estimar que de mantenerse los citados valores la vida del ser humano sería casi imposible mientras que también se originarían situaciones muy conflictivas para la Tierra. Para concluir, Friederike Otto, de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y también autora del estudio sostuvo que: “Veremos olas de calor todavía más intensas y frecuentes, y también veremos un aumento de fuertes lluvias a escala global y también de algunos tipos de sequías en algunas regiones del mundo”.

Ver comentarios