"Todo vuelve". O bien, "El actuar del hombre tiene su efecto". Estas dos frases son bastante utilizadas cuando se observa que alguien realiza un acto que puede llegar a perjudicar a terceros. Empero, muy poco sabemos de sus orígenes o los porqué las utilizamos desde siempre. Según varias religiones dhármicas, el karma es una energía trascendente que se genera a partir de los actos de las personas. Ingresemos a mundo sólo conocido por muy pocos...

Los señores del Karma

Al hablar de los señores del Karma es preciso indicar que la base de su creencia se da en que cada alma que alguna vez se encarnó de alguna forma en el planeta Tierra, pasó entre encarnaciones por lo que se conoce como "los Salones del Karma" que prescinden unos seres altamente evolucionados, grupo que se lo conoce con este nombre de señores. En esta línea, el Karma es el efecto de causas establecidas por individuos en sus viajes por el universo, desde el momento en el que por primera vez eligieron ingresar a la evolución de este planeta, y convertirse al mismo tiempo en co-creadores con Dios. Los argumentos que acompañan el entendimiento de los señores del Karma, indican que este podrá ser feliz o todo lo contrario, de acuerdo a las causas puestas en movimiento. Tiempo antes de lo que se conoce como la caída del hombre, cuando las almas vivían en sus cuerpos etéricos (se divide entre el alma inteligente y el cuerpo físico), y no habían llegado a rendir su centro creativo, entiéndase como pensamientos y sentimiento, al uso de la personalidad externa, no había necesidad alguna para los servicios de un Tribunal Kármico. En aquellos tiempos, el hombre realizaba su plan divino con amor, sabiduría y júbilo, de esta forma ingresando al seno del Padre sin mácula. Sin embargo todo dio un giro cuando el hombre por medio de su propia voluntad eligió experimentar con las fuerzas vitales, y al bajar su visión, creó forma inferiores a la perfección de su creador, que la ley cósmica, la cuál gobierna todas las expresiones de vida, consideró necesaria establecer una relación (junta Kármica) bajo cuya dirección la corriente de vida experimenta los efectos de las causas establecidas por sí misma. La relación se mantendrá en tanto el hombre elija vivir en la conciencia inferior, que es denominada como "conciencia humana", y es el vacío de angustia autocreada que los Maestros de Luz se están esforzando por sacar a la humanidad, por medio de la instrucción de la ley superior que gobierna la evolución y creación.

 

Las cuatro aristas

¿Quiénes son los Señores del Karma? Este grupo trabaja con los Logos Planetarios, así que el señor de nuestro esquema terrestre, el Hombre Celestial que guía al planeta a su evolución, cuenta con cuatro grandes ejes, señores. Estos Arcángeles son los llamados Señores del Karma y se dividen en El Señor de la Muerte, El Señor de la Justicia, El Señor de los Registros akáshicos y El Señor de la Liberación. No hay ningún acontecimiento en la vida de la Humanidad y en la vida del hombre en los cuales no estén presentes los Cuatro Señores. El nacimiento no es sino la antesala de la muerte y la muerte es la antesala del nacimiento, así que es un círculo constante. El hombre está en el centro de todas las cuestiones imaginables. Los Señores del Karma se alternan, por decirlo de alguna manera, el dominio de la Tierra. Para entender mejor la presencia de los Señores hablaremos de una conmoción geológica, o una guerra a gran escala, que en esta situación aparecen en acción todos los "Señores del Karma" de forma implícita. Rigen en el nacimiento, en la muerte que es consecuencia del nacimiento, en el esfuerzo del humano para adaptarse a situaciones, además, rige en la justicia Solar en la Tierra y son portavoces de la Liberación los que los que presiden tanto el nacimiento de un hombre cuando sale a la luz, cuando es una criatura, como cuando es un ser perfecto que entra en el Adaptado, o nace el Cristo niño en el corazón del loto; el Señor de la Liberación se cuida de estas cosas.

Entender a esos señores...

A la mayoría de las personas se les dificulta equilibrar las energías de los Señores del Karma, ya que están presentes en todos y cada uno de los esquemas del planeta del sistema Solar. De manera que los Señores del Karma están por doquier, y los cuatro Señores del Karma, o Señores de la Cruz, que rigen el destino del hombre, se asientan desde un principio de la evolución en el centro de la fuente de alimentación. El centro de la fuentes de alimentación, también conocido como muladar, está conformado por cuatro pétalos, cada uno de estos pétalos está regido por uno u otro de los Señores del Karma. De manera que todo se va expresando a través de un solo gráfico: los Señores del Karma atravesando la Tierra en cuatro sectores, los Señores del Karma que están trabajando conjuntamente desde el principio místico del hombre creando lo que llamamos los cuatro pétalos del centro muladar, que es el asiento de kundalini, la fuerza misteriosa de la Naturaleza que da vida a todo el planeta. La diferencia de las creación de los reinos, es que el reino mineral está regido por un solo Señor del Karma, el que mantiene la vida, la vitalidad de este gran reino; el reino vegetal tiene ya dos pétalos, entonces empieza ya la sensibilidad propia del Señor de la Liberación; el reino animal tiene tres pétalos, la energía de los Señores del Karma no actúa con tanta profusión como en el reino humano pero sí con mucha mayor profusión que en los demás reinos, porque la evolución es ésta, todo está regido por el karma, por el destino.

 

Con la muerte llega el purgatorio 

Cuando el cuerpo de una persona muere, ésta se dirige al interior del Reino Astral, donde comienza a desprenderse, capa por capa como una cebolla, de aquella identidad previa que albergó durante esa vida que se acaba de apagar. Este proceso se denomina purgatorio, y tiene lugar en un espacio llamado Umbral o Balanço. Esta última expresión, es en portugués y significa columpio, la cual hace alusión a que está entre los dos mundos (el material y el espiritual). A través de este proceso, la Luz Verdadera de ese ser emerge de su propio interior, lo que permite una liberación capa tras capa, de creencias limitantes generadas en dicha encarnación.

Los Exú de Almas y si función en el sistema

En el caso de los Exú o Èsú que trabajan con las Almas, siempre hablando dentro de Kimbanda. Su función como señores del Karma, es interceptar a los seres humanos desencarnados. Mayormente, cuando su presencia comienza a hacer contacto, con los seres humanos encarnados. Porque cuando esto ocurre, les causa infinidad de molestias a los seres humanos encarnados. Ya que, al tomar o controlar un cuerpo humano, se notan cambios perceptibles en el comportamiento. Si algo de esto le ocurre, no dude en consultar a un profesional, que trabaje con los señores del Karma. Pero también, cuando una pequeña parte de su luz, está comenzando a emerger de su interior. En esos momentos, los señores del karma se acercan, con la finalidad de ayudarles a que esta luz se pueda expandir sin molestias, ni interrupciones. En cualquiera de los dos casos, los señores del Karma rodean a este ser humano desencarnado, con una maravillosa y deslumbrante luz, que los reconforta. Es por esto, que muchas de las personas que han tenido experiencias cercanas a la muerte, mencionan atravesar un túnel de luz.

Espíritus Guías

Los señores del Karma son acompañados de algunos espíritus de luz, los guías y protectores del individuo, que, por lo general, estarán presentes fiscalizando todo lo ocurrido, durante este proceso. Mientras, el individuo es colmado con un sentimiento de paz, de amor universal y unificación. Este ser humano desencarnado, puede percibir que ese sentimiento llega a él desde los seres de luz, que se encuentran rodeándolo. Inmediatamente después de ser encontrado, el individuo será dirigido rápidamente a la fase de recuperación, del desgastante proceso de purga.

Recuperación y aprendizaje

Luego de esto, pasará un periodo de aprendizaje, para adecuarse a la nueva vida como espíritu desencarnado. Esta instrucción, se realiza en algunas de las ciudades o pueblos, pertenecientes a los 7 Reinos de la Ruanda. El cual, está bellamente decorado con proyecciones astrales de la naturaleza, y hermosas vistas. Así como también, un personal de "ángeles guardianes" que se aseguran que dicho ser o seres, regresen a la Tierra cuando sea su hora. Claro que temporalmente, esta prohibido que dichas almas que habitan en este plano, se marchen a otros lugares, hasta que no estén preparados.

Ver comentarios