En varias oportunidades, la creatividad e imaginación plasmadas en libros o el cine futurista, han mostrado textos y filmes en los que reiteradamente se menciona la firme posibilidad de que robots creados por nuestros propios científicos, conformando máquinas prácticamente perfectas, logran poner en jaque y, potencialmente, consiguen el dominio total de la especie humana, siempre en un tiempo incalculable, a decenas de años de la actualidad.

Si se considera que no todos los multimillonarios tienen ambiciones de poder desmedido, y a la enorme mayoría no se les ocurre ser emperadores del mundo, como se puede llegar a ver en una mala película de ciencia ficción, los riesgos de que un magnate imagine poner en jaque al mundo todo, con el uso a través de la tecnología de avanzada como herramientas, no parecerían ser concretos.

Empero, entre los proyectos del imaginativo empresario multipropósito (y multimillonario), el sudafricano Elon Musk, dedicado a la industria automotriz, aeroespacial, robótica, informática y de dispositivos neuronales, entre otros muchos emprendimientos que maneja, ahora avanza con su empresa Neuralink en un megaproyecto en el que se busca, según sus apreciaciones, considerar que la fusión de mentes con interfaces inteligentes es vital para el futuro del ser humano, y que no habría peligros de que las personas sean superadas por la inteligencia artificial, porque ese no es su propósito, y que solamente busca avances en medicina.

Lo que no se puede saber fehacientemente, si sus intenciones son buenas, altruistas para asistirnos, como muchas veces lo ha repetido. O si dentro de su ser no ronda la idea de que quizá, con estos dispositivos, y mucha más tecnología, pudiera llegar algún día a controlar a los animales, como está ya probando, e incluso a los seres humanos. Puede que este sea un verdadero avance de Musk, y que estemos viendo peligros que no existen. Ojalá dicha presunción se base en la primera de las opciones, pero es bueno conocer más de un tema que, aunque no lo parezca, preocupa a muchos más de lo que se supone. Porque, si el camino es el equivocado, los peligros que podría correr la humanidad con los intentos de Elon Musk (O de otros en igual condición), bien podrían potenciarse... Porque el peligro del dominio de las mega computadoras a los humanos se potencia, como algún escritor (loco, o no tanto) alguna vez imaginó.

Mono con chip

El pasado vienes 9 de abril, la compañía estadounidense Neuralink, de la que es fundador el propietario de las también exitosas industrias Tesla la aeroespacial SpaceX, el excéntrico Elon Musk, publicó en su canal de YouTube un vídeo en el que se puede apreciar a un mono con un chip implantado en el cerebro y que está jugando a un videojuego que controla desde su mente. No es el primer estudio con animales con implantes de dispositivos en su cerebro, anteriormente se probó en cerdos. En un reciente vídeo, de unos escasos 150 segundos de duración, el macaco Pager, un mono nacido hace 9 años, juega a una versión del clásico videojuego Pong y, cada vez que acierta, recibe como compensación un batido de plátano que le es suministrado a través de un sorbete. El simpático monito jugó unos minutos con un joystick para que el software averiguara las señales asociadas a los movimientos de sus simias manos.

A partir de eso, y luego de unos minutos, el programa "decodificador" averiguó qué señales neuronales debía buscar y el joystick ya no era necesario para que Pager pudiera jugar, solamente con el pensamiento de Pager. Los científicos que trabajaron en el acondicionamiento del simio, para poder detectar la actividad neuronal, le fueron implantados dispositivos Neuralink en dos lados de su cerebro de Pager. Recordemos que los monos son de los animales más inteligentes del reino animal, por lo que su grado de desarrollo neuronal, si bien inferior a la de los seres humanos, es muy elevada. En el sentido del microchip implantado, por ahora según se tiene conocimiento, solamente en animales, le permite a ese ser vivo dar órdenes que, sin la ejecución manual, logra mover una interfaz que recepciona la señal emitida cerebralmente y que activa el monitor del procesador. Y así, "juega". Qué se podría hacer

Si se considera el estudio basado en lo poco que se ve en el video del monito Pager, pero que se conoce desde hace tiempo, la idea que se evalúa en Neuralink es que ese decodificador podría calibrarse para permitir a una persona guiar un cursor en la pantalla de una computadora, y eso le permitiría a ese ser humano escribir correos electrónicos, mensajes de texto, o navegar por Internet con solo pensar. Algo que se ratifica en un artículo del blog neuralink.com.

En su cuenta de Twitter, su forma más habitual de comunicarse con la comunidad científica y la población en general, Musk afirmó que puede verse claramente como el mono, "está jugando al literalmente al videojuego de forma telepática usando un chip cerebral". Ya a inicios del 2021, el polémico magnate e inventor, en una videoconferencia en ClubHouse, ya había anticipado que en Neuralink están trabajando con un mono que tenía un implante inalámbrico en su cráneo, conectado con pequeños cables, y que podía jugar videojuegos con su mente. No obstante, dichas imágenes recién ahora esas imágenes dieron vuelta al mundo, sorprendiendo, siendo festejadas por muchos, pero generando temores también, por aquello de la dominación de los seres humanos, por perfectas máquinas creadas por ellos mismos.

UNA CONEXIÓN INALÁMBRICA ENTRE UNA PERSONA Y DISPOSITIVOS

¿Cuál pueden ser los objetivos, primarios y finales, que persigue Elon Musk, a través de los científicos que trabajan en su empresa Neuralink? En principio, la evaluación inicial apunta a que se consiga una relación para desarrollar un interfaz que pueda conectar de forma inalámbrica un dispositivo con el órgano de los seres humanos que imparte las órdenes, o sea el cerebro.

Según el empresario nacido en Sudáfrica pero que vive en Estados Unidos, en el caso del mono, el animal "no está incómodo para nada" mientras juega con el ordenador, y su objetivo es ver si se puede conseguir que los monos jueguen mentalmente a "Pong" unos contra otros, como parte de sus investigaciones para desarrollar una interfaz cerebro-dispositivo sin cables. Algo que, se supo, los científicos ya habrían comprobado que es posible

HASTA ACA

Hace unos meses, Neuralink probó con éxito en cerdos un chip que, implantado en el cráneo, permitía medir la actividad cerebral de los animales.

Musk ha dicho que entre las capacidades potenciales de la tecnología que investiga Neuralink está manejar un automóvil Tesla con el pensamiento, jugar a videojuegos, guardar y reproducir recuerdos o hacer caminar de nuevo a personas con daños en la médula espinal.

El empresario aseguró que a corto plazo Neuralink puede "resolver lesiones cerebrales/espinales" y a largo plazo conseguir una "simbiosis humana/inteligencia artificial".

Lista de deseos: habilitación de la telepatía

"Nuestro primer objetivo es devolver a las personas con parálisis su libertad digital", afirmó, por su parte, el equipo de Neuralink en un post.

El año pasado, los miembros del equipo compartieron una "lista de deseos" que abarcaba desde la tecnología que devuelve la movilidad a los paralíticos y la vista a los ciegos, hasta la habilitación de la telepatía y la carga de recuerdos para su posterior consulta, o quizás para su descarga en cuerpos de sustitución.

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos