Un hombre de 61 años de la ciudad santafesina de San Justo quedó tras las rejas, luego de que lo detuvieran por una denuncia por abuso sexual, cuya víctima era una de sus nietas, a la que sobornaba con dinero para que guardara silencio.

Se trata de Ismael O. G., quien enfrenta cargos por los delitos de “abuso sexual con acceso carnal; abuso sexual gravemente ultrajante y de corrupción de menores” todos ellos agravados por el vínculo, la convivencia y por tratarse de una víctima menor de edad.

La cautelar fue ordenada por el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Jorge Patrizi, en una audiencia que se desarrolló a principios de la semana en los tribunales de la ciudad de Santa Fe. El magistrado hizo lugar a lo solicitado por el fiscal de San Justo, Guillermo Persello y rechazó las medidas alternativas propuestas por la defensa del preso.

Según informó la Oficina de Prensa del Ministerio Público de la Acusación, “el imputado vulneró la integridad sexual de su nieta en al menos cuatro oportunidades en 2019, cuando ella cursaba uno de los últimos años de la escuela primaria”.

La Fiscalía sostuvo que el agresor cometía los delitos cuando se quedaba a solas con la niña en una vivienda en la que ambos residían junto a otras personas del entorno familiar.

Asimismo, se planteó que el denunciado le entregó dinero a la víctima en al menos cuatro oportunidades a cambio de que no contara lo sucedido.

Tras narrar cada uno de los hechos ilícitos investigados, el MPA remarcó que el hombre de 61 años sometió a su nieta a situaciones que tuvieron entidad suficiente para generar consecuencias negativas en su salud física y psicológica.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy