Un ataque a tiros se llevó la vida de una nena de 5 años. Esta situación se registró en una casa emplazada en la intersección de las calles Ávalos y Larralde, en la ciudad de Rosario, Santa Fe. 

Todo ocurrió cuando dos sujetos que se movilizaban en una moto, y aun permanecen prófugos, comenzaron a disparar contra la mencionada propiedad en donde vivía  Maite Ponce, la menor que recibió un disparo en la cara y falleció en el Hospital de Niños Vilela. 

La criatura, primero fue llevada por su mamá, Damaris al Hospital Alberdi y luego derivada el citado nosocomio donde finalmente perdió la vida. Por su parte, Viviana Esquivel, la directora del centro de salud, señaló en declaraciones a radio La Ocho que "lamentablemente poco después de ingresar al hospital, la nena falleció".

Por su parte, fuentes policiales indicaron que lograron secuestrar la moto con la que ambos malvivientes realizaron el fatal ataque. En tanto, agentes del cuerpo de PDI, que trabajo en el lugar de los hechos incautó vainas y otros objetos para la correspondiente investigación.

Detalles del caso

Damaris, la madre de Maite y dos nenas más, recordó el fatídico momento en el que sucedió todo. "Ella estaba durmiendo en el sillón cuando se escucharon quince disparos" dijo la mujer entre lágrimas.

Luego, aseguró que otra de sus hijas, "la nena de un año estaba durmiendo al lado de Maite y salvó de casualidad".

En tanto, según dijo en el programa "Zysman 830" emitido por la citada radio, Damaris detalló la terrible vivencia: "Yo estaba tomando mates a las 2 de la mañana. Maite estaba en la casa de su madrina, pero como lloraba la madrina la trajo de vuelta a casa. La hice dormir y la acosté en el sillón de mi casa. Se escucharon más de quince disparos y nos tiramos todos al suelo. Cuando levanté la cabeza vi que las otras nenas seguían durmiendo, pero Maite tenía un balazo en la cara, se le salió la cabeza. Entonces la llevamos rápido al hospital Alberdi".

Al pedir justicia se quebró y dijo: "A mi nena no me la devuelven más".

Haciendo memoria sostuvo que "una hora antes" de ataque a su casa, "se habían tiroteo a la vuelta y ayer se habían tiroteado en la esquina de Cavia y Larrechea".

"Esto es así. Donde hay una esquina, un pasillo o lo que fuese que les conviene, que tenga lugar, ellos (los narcos) se tirotean hasta que salgas para después ocupar la casa y poner un búnker de drogas", denunció Damaris.

Por último, con profundo dolor e indignación denunció que: "La policía arregla todo. Cuando se tirotean las bandas, la zona está liberada". Hay "connivencia policial" para que las bandas que usurpan casas puedan vender droga, afirmó.