El cabo primero Gabriel Carratini, de 40 años y que pertenece a la División Casa Central de Drogas Peligrosas de la Policía Federal fue herido de un balazo que le atravesó su brazo e ingresó en su tórax cuando se resistió a ser asaltado por dos delincuentes en momentos en que llegaba a su casa de la localidad bonaerense de Villa Diamante, informaron este martes fuentes policiales.

El hecho ocurrió cerca de las 22 del pasado lunes en su domicilio de la calle Boquerón al 2100, casi el cruce con la calle Viamonte, cuando el agente llegaba a su vivienda a bordo de una moto Honda de color rojo, de alta cilindrada, y se disponía a guardarla en el garaje de otra casa ubicada a pocos metros de la suya.

En ese momento, aparecieron varios hombres a bordo de un auto Volwagen Gold Tren, de color claro, que se detuvo a pocos metros de la entrada a la casa y dos de ellos bajaron con armas y lo amenazaron con fines de robo.

Al ver a los ladrones, el policía se resistió y comenzó a forcejear con uno de ellos que intentaba sacarle el arma reglamentaria, pero el otro le disparó con otra arma de fuego.

Según las fuentes, el policía puso la mano adelante como un mecanismo de defensa y el balazo atravesó su muñeca e impactó en el tórax, a la altura de la tetilla izquierda, por lo que cayó malherido al piso.

De inmediato, los ladrones huyeron en el auto, sin llevarse la moto pero sí con la pistola calibre 9 milímetros del agente herido

Vecinos que escucharon el disparo salieron a la calle y auxiliaron al cabo primero, tras lo cual un familiar suyo lo trasladó al Hospital Evita, de Lanús, y luego fue derivado en helicóptero al Hospital Churruca, del barrio porteño de Parque de los Patricios.

El hecho es investigado por personal de la comisaría de Villa Diamante que trabaja bajo las órdenes de un fiscal de turno del Departamento Judicial de Lomas de Zamora.

Los pesquisas buscaban en la mañana de este martes el auto con el que huyeron los delincuentes, para lo cual rastreaban cámaras de seguridad particulares que pudieran haber captado el momento de la fuga, al tiempo que sospechan que sus atacantes podrían conocerlo.

Fuente: Télam