En la madrugada del domingo la localidad de Pontevedra, Provincia de Buenos Aires, casi se convierte en escenario de una tragedia. ¿Qué pasó? Un hombre recibió más de 10 disparos de un grupo de "patoteros" que lo buscaba por haberle dicho un "piropo" a la novia de uno de ellos.

En realidad, la víctima era simplemente un "perejil", debido a que los asesinos se equivocaron de persona. El sujeto herido no fue quien "piropeó" a la muchacha. El suceso delictivo tuvo lugar alrededor de las 5 de la mañana.

Todo comenzó cuando una chica estaba en la esquina de un kiosco "24 horas", allí fue que comenzaron a propinarle todo tipo de improperios "subidos de tono", aseguraron los presentadores de Crónica HD. A los minutos, se presentó en aquel sitio la pareja de la piba en busca del "piropeador" de su novia. Con armas en la mano, los delincuentes comenzaron a disparar para todos lados y corrían por el barrio sin importar a quién podría caerle una bala.

Los detalles del episodio delictivo, en Crónica HD

Ante la desesperación y el caos, las personas que estaban alrededor comenzaron a correr por la zona. Un hombre que quería llegar a su casa fue herido por error. En diálogo con Crónica HD, Yanina, una vecina del barrio, contó que todo fue por "celos". "Empezaron a disparar y corrían al que corría, entonces lamentablemente la ligó este hombre", dijo la residente de la zona. 

"Él cae afuera de mi casa y ahí le disparan a quemarropa", detalló la mujer  La víctima habría recibió tres disparos, luego intentó levantarse del piso con ayuda del marido de Yanina, pero escucharon el ruido de una camioneta pensando que volvían los delincuentes. 

"Escondete atrás del árbol porque vuelven", le dijo el vecino al afectado que estaba tirado en el piso sangrando. Además, en el barrio contaron: "Siempre hay quilombo en el kiosco", "Cerra la puerta, cerra la puerta, metete adentro", fueron las palabras que le dijo Yanina a su pareja.