El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, aseguró que el crimen de Fernando Báez Sosa (19) a la salida de un boliche en la localidad balnearia de Villa Gesell fue "una desgracia" y señaló la necesidad de "desarrollar políticas de prevención" sobre el consumo de alcohol.

"Lo que ha pasado en Villa Gesell fue una desgracia, donde el alcohol exacerba la violencia en un grupo de jóvenes, que por sobre todas las cosas tienen la particularidad de jugar al rugby", dijo el funcionario en la localidad de San Bernardo, donde participó de la entrega de 10 móviles policiales para sumar al patrullaje en el partido de la Costa, junto al intendente local, Cristian Cardozo.

Berni remarcó que el crimen "se pudo haber evitado, como todo", pero que "la realidad es que es un centro turístico donde el alcohol es constante en estos grupos", por lo que propuso "desarrollar políticas de prevención en lo que tiene que ver con ese consumo".

"Mirar el problema desde el punto de vista policial es mirar el problema por el ojo de una cerradura. En la Costa tenemos un problema muy importante que es el consumo de alcohol en los chicos, que lamentablemente genera este tipo de episodios", destacó.

"Si no tenemos conciencia como sociedad de que tenemos que generar políticas públicas donde se intervenga a esos jóvenes que consumen los fines de semana y como una costumbre antes de salir a la noche, me parece que no vamos a afrontar el problema", concluyó.