Por Fernando Vázquez 
fvazquez@cronica.com.ar 

Autoridades policiales de la Dirección Departamental de Investigaciones (D.D.I.) de Morón lograron detener ayer, en la localidad bonaerense de El Palomar, a un individuo, de 50 años, y a sus 2 hijos, de 25 y de 19, quienes aparecen acusados de ser integrantes de una peligrosa banda de secuestradores que, semanas atrás, privó de la libertad a un abogado con fines extorsivos. Los forajidos liberaron al profesional tras el pago de un rescate.

Funcionarios judiciales creen que los delincuentes serían responsables de al menos otros 3 ilícitos similares y de haber consumado además varias entraderas en el Gran Buenos Aires. Los voceros de la Justicia Federal de Morón revelaron que dichos marginales resultaron apresados como saldo de un procedimiento que se realizó en una finca situada en el cruce de Agustín Cafferata y avenida Perdriel, en El Palomar, donde los servidores públicos incautaron 2 pistolas (una 22 largo y la otra Taurus 9 milímetros), una escopeta 12, una motocicleta Rowser, un Fiat Duna y un Fiat Uno.

Trascendió que las diligencias investigativas, que estuvieron supervisadas por el doctor Santiago Marquevich, fiscal Federal de Hurlingham, comenzaron a raíz del secuestro extorsivo de un abogado, que se registró hace algunas semanas y por el que, según las versiones, se pagó un rescate de 180.000 pesos.

Hipótesis

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, la gavilla, que recientemente había estado refugiada en el interior del Barrio Ejército de los Andes, conocido como El Fuerte Apache, de Ciudadela Norte, además sería autora de otros hechos extorsivos y de entraderas concretados en los partidos bonaerenses de San Martín y de Tres de Febrero. Intervino en la causa el doctor Jorge Rodríguez, juez Federal N° 2 de los tribunales de Morón.