Una de las camaristas que anuló la condena a prisión perpetua para el sommelier Luciano Sosto por el crimen de la madre de éste, dijo que en la causa no había "prueba directa" y sólo "presunciones e indicios".

Se trata de la integrante de la sala I de la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional María Laura Garrigós de Rébori, quien también votó a favor de la absolución del imputado en vez de reenviar el expediente a otro tribunal de primera instancia para realizar un nuevo juicio oral.

"La acusación de la fiscal fue parcial (…) y el tribunal tomó una de las hipótesis probables y descartó todas las demás sin decir por qué lo hacía", sostuvo en declaraciones a C5N la camarista, quien consideró que en este proceder hubo "deficiencias". Tanto ella como los otros dos integrantes de las sala I, Horacio Dias y Luis García, coincidieron en que el fallo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 8 porteño era nulo pero el tercero de ellos votó por realizar un nuevo juicio en vez de dictar la absolución directamente.

"Los otros dos jueces pensamos que hacer el juicio de nuevo implica someterlo a un doble juzgamiento que, en nuestra legislación y tratados internacionales, así como lo entendemos nosotros, no lo permiten", afirmó la jueza. "El Estado tuvo su oportunidad y no la aprovechó", sostuvo la camarista, que remarcó que en el proceso no se acreditaron la existencia de "prueba directa" pero "sí presunciones e indicios". Y en ese sentido agregó que también había "posibilidad" de que Sosto (39) haya cometido el crimen ya que, entre otros elementos, vivía en el mismo edificio que su madre Estela Garcilazo (69) "pero esto no lo convierte en un homicida".

Por último, la camarista remarcó que el crimen ahora tiene que volver a ser investigado con otros sospechosos y que el sommelier debe quedar libre "antes de las veinticuatro" de este miércoles.

Fuente: Télam