El hallazgo del cuerpo sin vida del joven contador Gonzalo Calleja conmovió el jueves último a la ciudad entrerriana de Paraná. Se había despedido de su novia en la tarde del miércoles y se lo tragó la tierra: no se supo más nada de él hasta el día siguiente, cuando se encontró su cadáver en un descampado. Le había dicho a la chica que iba a hacer un cambio informal de dólares. Sus padres, por su parte, creían que iba a encontrarse con unos amigos para ver un partido, en un lugar al que nunca llegó.

La autopsia realizada en la Morgue Judicial de la localidad de Oro Verde, del departamento de Paraná, arrojó mayor misterio al caso. Al principio, de fuentes policiales había trascendido que el cuerpo presentaba signos de estrangulamiento.

El informe forense tuvo una conclusión levemente diferente: "ausencia de lesiones traumáticas, determinándose la asfixia como medio de muerte". Así lo detallaron en un comunicado los fiscales Santiago Alfieri y Mariano Budasoff, quienes precisaron que resta establecer "el mecanismo por el que se produjo". Además, advirtieron que la ausencia de lesiones físicas no descarta la hipótesis de homicidio.

Esa línea de investigación y la de muerte súbita por un presunto problema coronario son los planteos entre los que se debate la causa por estas horas. Para el esclarecimiento, serán fundamentales los resultados de estudios de laboratorio y química forense, así como los histopatológicos.

Este viernes, Brandon Comas, el único acusado por la desaparición y posterior deceso del contador, se entregó en la Justicia, adonde concurrió acompañado por su abogado, Claudio Beron.

El imputado, cuya indagatoria está programada para la tarde de este sábado, se había sentido cercado debido a que durante la noche del jueves personal policial realizó trece allanamientos de manera simultánea, tras la orden de detención que se había librado contra Comas, de 20 años.

Su abogado, en contacto con la prensa, anticipó la estrategia defensiva al sostener que su cliente, domiciliado en el barrio 1º de Julio de Paraná, estuvo en los últimos días en la ciudad entrerriana de Concepción del Uruguay y, por ende, no pudo haber estado involucrado en el hecho.

Calleja, de 29 años, era buscado desde el miércoles por la tarde y fue encontrado muerto al día siguiente en un descampado de la zona oeste de la capital entrerriana. 

Gracias a un rastreo satelital, se logró primero localizar su auto, cuyo recorrido iniciaba en su casa y terminaba donde fue hallado abandonado el miércoles por la noche, en las inmediaciones a los barrios 1º de Julio y 30 de Octubre. El cadáver del profesional fue encontrado el jueves a siete kilómetros del lugar donde apareció su vehículo.

El  jefe de la comisaría cuarta de Paraná, Diego Cáceres, detalló que dentro del auto había 9 mil dólares.

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos