Carlos Carrascosa, viudo de María Marta García Belsunce, mañana ingresará a la misma sala donde fue juzgado por el crimen de su mujer, pero esta vez como testigo.

Ya no estará en el banquillo de lo acusados desde donde siempre dijo ser inocente. Ahora se se sentará frente a los jueces del Tribunal Oral 4 de San Isidro para dar su testimonio, al costado estrá el principal acusado Nicolás Pachelo y los dos ex vigiladores.

Nicolás Pachelo en una de las audiencias. 

Esta será la segunda vez que el viudo enfrentará a Pachelo en el contexto de un juicio oral. Pero esta vez con los roles invertidos. En el debate 2007 él era el imputado y su vecino testigo. 15 años después Carrascosa es particular damnificado y testigo y el ex vecino imputado.

Ni Carrascosa, ni el imputado ya viven del country Carmel de Pilar donde el 27 de octubre de 2002 fue aseinada María Marta. 

El viudo fue condenado primero por el encubrimiento, luego el Tribunal de Casación lo sentenció autor del crimen por lo que estuvo más de siete años preso y finalmente fue absuelto en 2016.

Carrascosa es ahora particular damnificado,  pero como aún no declaró no pudo presenciar las audiencias. Si estuvo en el café frente a los tribunales de San Isidro acompañando a los hermanos de su esposa cuando les tocó declarar.

Fuentes allegadas al viudo, que vive en Luján, aseguraron que tras su declaración presenciará las audiencias. 

Durante el debate vecinos y allegados a Carrascosa vincularon a Pachelo con el secuestro y la desaparición del perro labrador "Tom", la mascota de María Marta y su marido.

Se espera que el viudo de precisiones de cómo vivió su mujer esa situación, el miedo que ella le tenía a Pachelo según declaron otros testigos y cómo era la relación de ellos con el entonces vecino.

Carlos Carrascosa con su mujer María Marta García Belsunce.

También hará referencia a cajita con dinero que había en su casa de la asociación "Amigos de Pilar" de la que María Marta era tesorera y desapareció tras el crimen

Los jueces querrán cómo fue el momento en que encontró a su mujer muerta en la bañera y cómo estaba la casa.

También podrá dar cuenta del carácter de su mujer. Quienes la conocen siempre dijeron que ella seguro enfrentó a sus agresores y peleó por su vida.

Tal vez Carrascosa, como el resto de los familiares, critique al fiscal de instrucción Diego Molina Pico a quien a través de su abogado a poco de comenzar este nuevo juicio denunció por el encubrimento del crimen.

Carrascosa estuvo preso siete años, entre junio de 2009 y febrero de 2015 en el penal de Campana, y desde entonces hasta diciembre de 2016 con prisión domiciliaria y tobillera electrónica en un country de Escobar, otra sala de Casación revirtió el fallo condenatorio y lo absolvió. Luego fue confirmado por la Corte. 

Es posible que aunque no sea tema de este juicio haga referencia, ya que estos años se dejó de investigar.

Si bien Carrascosa es un hombre de pocas palabras, se estima que será un declaración larga.  Según sus allegados es un momento muy esperado por él.  En declaraciones a este medio dijo en reiteradas oportunidades que no quería morise sin saber quién mató a su mujer. 


 

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

 

Ver comentarios