Carlos Carrascosa llegó a los Tribunales de San Isidro sin hacer declaraciones a los periodistas que lo esperaban y acompañado de familiares y de las dos amigas que se hizo durante el juicio que se lo acusó del crimen de su María Marta García Belsunce.

Esta vez llegó testigo y por primera vez como particular damnificado y lo primero que le dijo a los jueces del Tribunal Oral 4 de San Isidro, según indicaron a cronica.com.ar fuentes judiciales fue: “Perdon, primero quisiera decir unas palabras. Hace 20 años que estoy esperando este momento, de ser particular daminificado y estar enfrente del asesino de mi mujer”.

Esta frase la hizo en en referencia al principal acusado Nicolás Pachelo, que estaba a solo dos metros de él. Cabe recordar que ya habían estado en esa misma sala en 2007 pero en aquel entonces el viudo en el banquillo de los acusados y Pachelo como testigo. 

También están siendo juzgados como coautores del crimen los exvigiladores Norberto Glennon (57) y José Ortiz (45).

Carrascosa, fue condenado primero por el encubrimiento, luego como autor del crimen y finalmente absuelto en 2016.


Lo acompañaron Horacio García Belsunce; los amigos María José Díaz Herrera, Nicolás González del Cerro y Michael Taylor, quienes ya declararo; y las dos mujeres que realizaron el blog de la causa, María Luján Falsetti y Jorgelina Fernández.

Carrascosa, en sus tres horas frente a los jueces, hizo referencia a que el hermanastro y madrastra de Pachelo lo consideran el asesino. Lo definió como un psicópata que miente.

Ante los jueces contó su relación con María Marta, lo sucedido con el secuestro y desparación del perro labrador de ellos llamado Tom.

También recordó como fue aquel 27 de octubre de 2002 cuando encontró a su mujer muerta con medio cuerpo dentro de la bañera. Relato que ya hizo cuando fue imputado y declaró en el marco de una indagatoria, donde no se hace bajo juramento, pero que fue el mismo que hizo como testigo donde si tiene obligación de decir la verdad.

Se le preguntó por las característica de la casa del country Carmel de Pilar, en la que él no volvió a vivir desde la muerte de su mujer, y en laque ahora reside su abogado Gustavo Hechem. Por lo que en algún momento le consultó si el baño seguía teniendo las mismas características.

María Marta García Belsunce junto a su marido Carlos Carrascosa.

Como había dicho cuando fue indagado en el 2007, pensó que María Marta había tenido un accidente en el baño ya que su madre lo había tenido, y que inmediatamente se le vino a la memoria. Le pidió ayuda la masajista Beatriz Michelini que recién llegaba. La mujer va declarar cuando Carrascosa termine.

"Lo que a mí me mantiene vivo es saber quién la mató. Yo ya no tengo nada que hacer en la vida", dijo el viudo, de 77 años,  ante los jueces.

Sobre Pacchelo dijo: "Todos los días cambia el horario del ticket, va a la estación de servicio para preguntar quién mató a mi mujer. Eso es típico de un psicópata. Además, la madrastra lo acusa, el hermano lo acusam cartón lleno".

Al definir a María Marta dijo que fue una mujerr "con unos principios impresionantes", que era "muy de ayudar al otro, muy reservada y con una moral increíble, de carácter muy fuerte, que no admitía una injusticia".

 

Nicolás Pachelo no dejó de mirar a Carrascosa mientras declaraba 



Mientras el viudo hablaba en la cuenta de Twitter de Pachelo alguien publicó: "Hoy Declara Carlos Carrascosa".

María Marta fue asesinada un domingo y según su marido tenían una misma rutina para rese día: al almuerzo en la casa de la familia Binello, el partido de María Marta de tenis y la cena en la vivienda del matrimonio Taylor, todo dentro del country Carmel.  Además hacía dos años que María Marta se hacia masajes con Michelini. "Antes se hacía baños de inmersión".

Según el viudo ese 27 de octubre María Marta asistió a misa en Pilar, después fue a casa de Binello, jugó al tenis hasta que se largó a llover. Pasó por la casa de su hermana y en bicicleta siguío a la suya.  "Yo me quedé a ver el partido", recordó Carrascosa, en referencia al Boca-River que vio en la casa de su cuñado Guillermo Bártoli.

"Yo llegué un poquito antes de las 19 porque quería guardar a la perra. Estaba  Ortiz, quien corrió el carrito y yo estacioné mi camioneta", declaró.

"Veo que la perra estaba encerrada, cruzo la casa para buscar a María Marta. Cuando subo la escalera veo empañado el vidrio del dormitorio. Ahí salgo corriendo al baño y la veo tirada boca abajo y veo una mancha chiquita de sangre al lado del inodoro y agua sangre en la bañadera", recordó.

Dijo el médico de la primera ambulancia, Juan Ramón Gauvry Gordon, fue quien le comunicó  que le dijo "fue un terrible accidente".

Sobre el fiscal Diego Molina Pico, dijo que es "irresponsable y principal culpable" por no haber pedido la autopsia en un primer momento.

 


Acalaró que nunca pensó en cremarla. " Durante el velorio yo no caía. Yo negué el hecho durante años, tuve tratamiento psicológico para caer sobre el hecho. Llegué a mi juicio sin leer la causa. La extraño, por supuesto, cada vez más", afirmó.

 

 

Carrascosa pidió hacer "un careo con Michelini", para preguntarle por los cambios que a lo largo de la causa hizo en sus declaraciones.

Tras un cuarto intremedio, se le tomó declaración a la masajista.

 

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

 

 

Ver comentarios