La causa que investiga el crimen de Lola Chomnalez tuvo un giro inesperado el 20 de junio a raíz de la liberación de Ángel Moreira, alias “Cachila”, el primer procesado que cumplía prisión preventiva desde 2019, acusado de coautoría y encubrimiento del crimen de la adolescente argentina de 15 años, cometido en el balneario uruguayo de Barra de Valizas en diciembre de 2014.

Este martes la fiscal del caso, Jéssica Pereira, apeló la absolución de "Cachila" y reiteró su pedido de condena a diez años de prisión. Se expresó así en contra del fallo dictado por el juez de Primer Turno de Rocha, Juan Giménez Vera.

La información fue brindada a Télam por Juan Willman, uno de los abogados de los padres de la víctima. El letrado, además, detalló que la fiscal realizó por escrito su apelación y que el Tribunal de Apelaciones resolverá de la misma forma, porque el caso se juzga con el procedimiento uruguayo anterior, que no tenía oralidad.

 

¿Qué dijo "Cachila" tras su liberación?

Moreira recuperó la libertad el lunes de la semana pasada y, en declaraciones a Subrayado.com.uy, dijo: "La pasé mal, casi me mataron; pero bueno, la fui llevando. Pasé dos meses en el calabozo durmiendo en una bolsa de basura".

Consultado sobre los motivos por los cuales lo imputaron y terminó detenido, "Cachila" denunció que lo "llevaron drogado, hasta las manos" a declarar y agregó: "Dije cosas que no debí decir".

"Nunca tuvieron pruebas contra mí", indicó Moreira, quien recordó que pasó "tres años y medio" sin ver a sus hijos y que durante ese tiempo sufrió distintos problemas de salud.

"Cachila" recuperó la libertad luego de ser absuelto por Giménez Vera, quien en un fallo de 58 páginas sostuvo que "no existe medio probatorio alguno" que posibilite responsabilizar a Moreira del delito de "encubrimiento, ni de cualquier otra conducta penalmente reprochable".

 

El presunto autor material del crimen permanece detenido

Por el crimen de la adolescente continuaba detenido este martes Leonardo David Sena. Ese imputado, según Giménez Vera, "es quien depositó su material genético en la escena del hecho, es decir, en la toalla que estaba en el interior de la mochila que llevaba Lola el día que falleció y en su documento nacional de identificación argentino".

Al respecto, el abogado Willman dijo que en los últimos días declararon en fiscalía personas del entorno del detenido, pero aclaró que el contenido de esos dichos es reservado.

El inicio del caso

Chomnalez viajó a Barra de Valizas el sábado 27 de diciembre de 2014 y se alojó en la casa de su madrina, Claudia Fernández, quien se encontraba junto a su esposo, Hernán Tuzinkevcih, y el hijo de éste.

Al día siguiente, la adolescente de 15 años desapareció cuando salió a caminar por la playa y, dos días después, fue encontrada asesinada a unos cuatro kilómetros de la vivienda, en una zona de médanos.

Mediante la autopsia se determinó que Chomnalez murió por asfixia por sofocación y que presentaba varios cortes realizados con un arma blanca en distintas partes del cuerpo.

 


Para la fiscalía, la adolescente trató de escapar corriendo de sus asesinos, fue alcanzada, herida y golpeada en la cabeza para finalmente morir asfixiada cuando, ante sus probables pedidos de auxilio, le apretaron la cara contra la arena.

"Cachila" fue detenido al comienzo de la investigación, pero quedó libre ya que dio negativo el cotejo de su ADN con el material genético hallado en los objetos de la víctima. Sin embargo en 2019 la Justicia uruguaya lo volvió a imputar y lo apresó como encubridor al concluir que "estuvo presente antes, durante y después del homicidio" de la adolescente.

 

 

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

Ver comentarios