La familia de Lola Chomnnalez reaccionó con cautela y prudencia al conocerse la noticia de que el principal sospechoso del crimen, que data de siete años atrás, fue detenido en Uruguay.

"Queremos ser cautelosos y resguardarnos", dijo Adriana Belmonte, la mamá de Lola, al enterarse de la novedad. De todas maneras, reconoció que "siento una mezcla de emociones, en las que predomina el alivio y la esperanza".

El arresto del sospechoso fue confirmado por el director de Comunicación del Ministerio Público de  UruguayJavier Benech. "La fiscal de Rocha me transmitió que efectivamente hay una persona detenida y que estamos hablando del presunto autor del homicidio. Obviamente hay que profundizar en la investigación. Faltaba encontrar al autor", dijo el funcionario.

Los padres de Lola, en una reciente visita a Uruguay, a fines del año pasado (gentileza El Paìs).

De acuerdo a lo que trascendió, el hombre, de 39 años, fue en las cercanías de la frontera con Brasil. La Justicia uruguaya está convencida de que fue el autor material del hecho, ya que habría coincidencia de su ADN con el encontrado en el cuerpo de la víctima. Además el individuo tiene antecedentes penales: en sendas causas abiertas en los años 2003, por lesiones, y en 2009, por violación.

Diego Chomnalez, el papá de Lola, fue anoticiado de los avances de la causa a fines del año pasado. En  esa ocasión se entrevistó con los funcionarios judiciales y a la salida pidió "verdad y justicia, por todos los padres y madres que sufren lo mismo que nosotros”.

Cómo ocurrió el crimen de Lola Chomnalez

El crimen de Lola Chomnalez ocurrió el 28 de diciembre de 2014 en la localidad uruguaya de Valizas, departamento de Rocha, a unos 270 kilómetros de Montevideo. La chica de 15 años había viajado hasta allí para pasar unos días de vacaciones antes del Año Nuevo. Su cuerpo sin vida apareció dos días después, en los médanos de la playa, escondido detrás de unos arbustos.

Segùn la autopsia, Lola murió como consecuencia de una asfixia por sofocación. Tenía arena en sus pùlmones. También tenía cortes generados por un arma blanca. No hubo rastros de abuso sexual, aunque el intento de cometer ese delito habría sido uno de los móviles del ataque.

La jueza Rossana Ortega, a cargo de la causa, trabaja sobre dos hipótesis. Una, que Lola fue sorprendida por sus asesinos, quienes la abordaron por la espalda; ella trató de defenderse y fue asfixiada hasta morir. La otra teoría es que ella caminaba por la playa cuando se enfrentó al agresor, quien la golpeó; la adolescente habría intentado escapar, pero fue alcanzada desde atrás, herida y apretada en la arena hasta morir asfixiada.

Por el crimen ya hay un detenido: Angel Moreira, alias Cachila, quien fue detenido en 2015, liberado y otra vez aprehendido en 2019. En su declaración judicial, dijo que se había cruzado con la adolescente y que le había ofrecido unas estampitas, pero que ella se desmayó y él, asustado, optó por irse y dejarla en el lugar. Moreira está procesado como "coautor" del delito de "homicidio agravado por alevosía".

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy