El tercer juicio por el crimen de María Marta García Belsunce que debía comenzar el 1 de junio pero se postergó por el contagio de Covid-19 de uno de los jueces, sigue sin fecha luego de una audiencia realizada este miércoles que terminó sin acuerdo para el inicio de los debates.

Fuentes judiciales informaron que Nicolás Pachelo, el vecino acusado junto a dos exvigiladrores del country Carmel de Pilar por el asesinato de la víctima del caso, rechazó hoy la posibilidad de someterse a un juicio por jurados.

De esta manera,  el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de San Isidro encargado de llevar adelante las jornadas del proceso judicial todavía no definió cuándo comenzarán las audiencias probatorias.

 

Según señalaron los voceros oficiales, las partes intervinientes se presentaron en busca de acordar el día para dar comienzo al juicio. Sin embargo, la reunión que se realizó en la sala del entrepiso del Departamento Judicial de San Isidro, ubicado en Ituzaingó 340 y duró aproximadamente tres horas, concluyó sin acuerdo, por lo que pactaron una nueva audiencia para el próximo miércoles a las 11.

En la actividad de hoy estuvieron ausentes los imputados Pachelo (45), preso en el penal de Florencio Varela, Norberto Glennon (57), ni José Ortiz (45). No obstante, la defensa de Pachelo, el abogado Roberto Ribas, rechazó la posibilidad de que su cliente sea juzgado en el marco de un juicio por jurados, tal como plantearon los fiscales Andrés Quintana, Patricio Ferrari y Federico González.

Los representantes del Ministerio Público Fiscal de San Isidro pidieron también transmitir el debate oral por YouTube u otra plataforma, aunque la cuestión quedó pendiente de resolución. Para ello, deberán decidir el magistrado, integrado por Osvaldo Rossi, Federico Ecke y Esteban Andrejin.

 

Los fiscales acusaron de “perdida de imparcialidad a los jueces”

 

El mes pasado, los mismos fiscales habían acusado a los jueces de “perdida de imparcialidad” y habían solicitado su recusación del caso. Pedido que reiteraron hoy, junto a una serie de nulidades, con el objetivo de que se suspenda el juicio con este tribunal.

La Sala I de la Cámara de Apelaciones de San Isidro emitió una resolución al respecto, pero resolvió que sean los jueces de los tribunales orales que nunca participaron del caso quienes definan o no la recusación de sus pares, con lo cual los fiscales esperan la intervención del Tribunal de Casación.

El fiscal general de San Isidro, John Broyad, uno de los cuatro fiscales que participó hace 15 años del primer juicio por el caso, decidió reforzar el equipo que llevará adelante la acusación y a los tres fiscales que ya estaban designados, que son Andrés Quintana, Matías López Vidal y Federico González, les sumó a uno de sus adjuntos en Fiscalía General, Patricio Ferrari, y a Diego Callegari.

 



La acusación contra Pachelo y los entonces vigiladores Glennon y Ortiz es por "robo agravado por el uso de arma en concurso real con homicidio criminis causa agravado" en perjuicio de María Marta, delitos que prevén prisión perpetua.

El único que llega preso es Pachelo, pero no por este caso donde en 2017 fue imputado e indagado en libertad, al igual que los vigiladores, sino porque desde 2018 cumple prisión preventiva en el marco de otra causa en la que lo detuvieron por una serie de ocho robos y hurtos en countries, y por la que será sometido a un segundo juicio por el mismo TOC 4 una vez culminado el de García Belsunce.

 

Carrascosa, condenado años atrás, llega a este juicio como damnificado

 

Por primera vez en la historia de la causa, en este juicio el viudo Carlos Carrascosa (77) actuará como particular damnificado, con la asistencia del abogado Gustavo Hechem, tras casi 20 años en los que fue imputado, juzgado, condenado primero por encubrimiento y luego a perpetua como autor del homicidio, estar preso entre 2009 a 2015 en un penal y un año más en prisión domiciliaria, recuperar su libertad y ser absuelto de manera definitiva por la Corte Suprema en 2020.

Carrascosa será el primer testigo del debate y después de él desfilarán otros 144 a lo largo de 31 audiencias que se realizarán los lunes, miércoles y viernes hasta el 31 de agosto.

 



Para los fiscales, aquel 27 de octubre de 2002 María Marta fue ejecutada a balazos cuando sorprendió a ladrones dentro de su casa.

Según su hipótesis, el robo fue el móvil del crimen y está probado por el faltante de un cofre metálico de la asociación benéfica "Amigos del Pilar" donde la víctima era tesorera y que ella guardaba en su casa de Carmel con dinero, tres chequeras y la llave de una caja de seguridad.

La clave de la imputación fue la nueva hora del asesinato fijada por un forense a las 18.30 y que ese día se ubicó a Pachelo en Carmel entre las 17.34 y las 18.59, es decir que se retiró 29 minutos después de cometido el homicidio.

 

Ver comentarios