Después de que le robaran 36 veces, Roberto puso una alarma, pero ni eso detuvo a los ladrones que en la última semana entraron dos veces en su quinta de 15 y 637. Por eso el vecino de la localidad platense de Sicardi se cansó de la inseguridad y reclamó más presencia policial en la zona, en la que no es la única víctima.

Furioso y rodeado por varios vecinos, el damnificado aseguró este domingo a los medios que su caso no es el único. "Todos aquí somos víctimas de los delincuentes" que merodean por el barrio y entran a las quintas en diversas oportunidades. Además, dio detalles de los daños que sufrió en su casa después de uno de los robos: "Una de las veces, para robarnos una estufa eléctrica, los tipos terminaron rompiendo la pared de mi vivienda; es imposible vivir como lo estamos haciendo. En otro de los ataques, los ladrones destrozaron una lancha que tenía guardada en un galpón sólo para llevarse los repuestos", relató la víctima.

En su caso, como en el de muchos en esa zona de los suburbios platenses, Roberto no tiene residencia en el lugar, sino que utiliza esa quinta para pasar los fines de semana y durante las vacaciones en verano, por lo que los malvivientes aprovechan la ausencia de los propietarios para cometer los ilícitos.

 

Cansado de la inseguridad, el hombre reclamó a las autoridades que intensifiquen los patrullajes en la zona, y detalló que junto con los demás vecinos han organizado un sistema de vigilancia para cuidarse entre todos, y evitar que sus propiedades terminen desvalijadas. "Esperemos que a nadie se le ocurra hacer justicia", sentenció.

Ver comentarios