Se conocieron nuevos detalles con respecto al asesinato de Alberto Kuchalski, el anciano de 83 años que, el jueves pasado, apareció muerto y atado en el interior de su vivienda, en la localidad bonaerense de Villa Ballester. Los funcionarios de la Justicia comprobaron que el hombre falleció asfixiado y se confirmó que los marginales obraron con fines de robo, ya que se estableció la falta tanto de dinero como de otros objetos de valor del domicilio habitado por la víctima.

Voceros judiciales revelaron a cronica.com.ar que los servidores públicos destinados en la comisaría de Villa Ballester (2ª de San Martín) revisaron el lugar y, en base a testimonios, averiguaron que el anciano fue despojado de varios elementos y también de una suma monetaria, en su finca situada en San Lorenzo al 2500, entre Federico Lacroze y Boulevard Ballester, en el noroeste del conurbano provincial.

Carlos Pedro Insaurralde, fiscal de la Unidad Funcional N° 3 de los tribunales de San Martín, se encarga de conducir las diligencias investigativas y, en tal sentido, le encomendó a los pesquisas de la seccional que busquen a testigos que hayan observado a personas sospechosas en cercanías de la casa del octogenario, además de llevar adelante un minucioso relevamiento de las imágenes que se presume habrían sido captadas por cámaras de vigilancia instaladas en el citado vecindario.

 

A su vez, se estima que los homicidas entraron a la vivienda de Kuchalski por la puerta principal. La llave de la misma fue encontrada colocada en la cerradura, y del lado interno. En el inmueble, hay un acceso por el sector posterior, pero se asegura que se hallaba cerrado.

Por otra parte, en base a las diferentes tareas concretadas por los peritos de la Delegación de San Martín de la Policía Científica, se determinó que el jubilado presentaba algunos golpes aplicados en la región del rostro, aunque, en realidad, la víctima del ilícito habría perdido la vida al ser asfixiada por los atacantes.

 

Kuchalski apareció muerto en las últimas horas de la tarde del 16 de junio pasado y fue encontrado por los uniformados del Comando Patrulla (C.P.) al recibir una denuncia formulada por un vecino al número telefónico de emergencias 911, la cual hacía referencia a que había observado que la puerta principal del domicilio del octogenario se hallaba entreabierta. El cadáver estaba tendido boca arriba, en una cama y con ambas manos sujetas por precintos.

Por F.V.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

Ver comentarios