La Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar) confirmó que la comunidad La Razón de vivir, investigada por presuntos casos de explotación laboral y reducción a la servidumbre,  “no tiene ningún tipo de habilitación”.

Se trata de la organización cuyos supuestos integrantes fueron detenidos este jueves durante una serie de allanamientos. Entre ellos, el ex conductor televisivo Marcelo "Teto" Medina, quien permanece tras las rejas junto a otras 16 personas.

El hombre que supo ser parte de VideoMatch esta sospechado de participar del grupo, como una de los miembros claves, en su supuesto rol de captar víctimas gracias a su perfil mediático.

 

Mientras la causa continúa su investigación en busca de establecer si la comunidad operaba como una secta en la que esclavizaban a los pacientes, a través de un comunicado, la titular del Sedronar, Gabriela Torres, afirmó que "las comunidades terapéuticas necesitan una habilitación de las áreas de fiscalización de salud de cada provincia y La Razón de vivir no tenía ningún tipo de habilitación”.

Además, explicó evalúan la situación de los 59 pacientes de La Razón de vivir para futuras derivaciones a otros espacios. “Se realizarán según su proceso, su evaluación psicológica y lugar de residencia. Desde esta mañana un equipo de nuestra secretaría está trabajando en el lugar junto a la provincia de Buenos Aires”, sostuvo.

La secretaria del organismo destacó que trabajan con una red de espacios de atención y comunidades que están habilitadas. De acuerdo al organismo, Sedronar tiene una red de más de 800 lugares, que incluyen lugares ambulatorios, de internación, comunitarios, y casas convivenciales.

 

“Hoy tenemos casi 58.000 tratamientos mensuales solamente en las redes de Sedronar, casi 3000 personas que están en comunidades terapéuticas, que son dispositivos que han sido auditados, que han hecho un esfuerzo para la readecuación de la Ley de Salud Mental”, indicó Torres.

Los investigadores de la causa que investiga lo sucedido en los establecimientos de La Razón de Vivir y Elección de Vida (otro centro sin habilitación) sostienen que ofrecía a los familiares de los internados un servicio de atención psicológica, cuidados médicos y de enfermería, tratamiento personalizado acorde a cada necesidad de cada paciente. 

Sin embargo, de acuerdo a las denuncias, estos servicios no existían y las personas que allí tenían que estar bajo tratamiento vivían en condiciones inhumanas.

Ver comentarios