El hecho ocurrió esta tarde, en el interior del inmueble situado en Humahuaca al 3900, entre Medrano y Salguero, donde residía la víctima, Graciela Molina Hernández, de nacionalidad uruguaya.

Según fuentes policiales, todo comenzó cuando un llamado al servicio de emergencias policiales 911 alertó al personal de la comisaría 9na. que una mujer de dicho edificio pedía auxilio a los gritos.

Cuando los efectivos se trasladaron hasta el lugar hallaron a Molina Hernández tendida sobre un charco de sangre, en el palier del inmueble y con un corte en el cuello, dijeron los informantes.

Minutos después, el personal del Servicio de Atención Médica de Emergencias (SAME) arribó al edificio y constató que la víctima ya estaba muerta porque la herida había provocado que se desangrara.

El taxista acusado de matar a su ex pareja se entregó a la PFA.

La principal hipótesis de los investigadores apuntó desde el inicio a que la víctima había sido atacada por su ex esposo, un taxista identificado como Walter María Gómez, también uruguayo, de quien se había separado hacía unos meses.

De acuerdo a los pesquisas, sobre el sospechoso pesaba desde enero último una restricción perimetral de acercamiento dispuesta por el Juzgado Civil porteño 86 ya que la mujer lo había denunciado por amenazas y hostigamiento.

De hecho, Molina Hernández había recibido el lunes un botón antipánico brindado por la Superintendencia de Violencia Familiar y de Género de la Policía de la Ciudad; sin embargo, al momento del crimen no se registró la activación del mismo.

Las mismas fuentes, señalaron que otra de las pistas que apuntaron al taxista surgió de las imágenes de las cámaras de seguridad del edificio que captaron el momento del crimen.

En base a estos elementos, los efectivos de la comisaría 9na. y de la División Homicidios Comenzaron a buscar a Gómez, mientras la Policía Científica trabajó en la escena del crimen y retiró el cadáver cerca de las 18.43.

Poco después, el taxista buscado se presentó, situado en Moreno al 1500, y quedó detenido por el femicidio de su ex esposa.

En la causa intervino inicialmente el fiscal de Instrucción 46 porteño Adrián Péres, y tras la detención del acusado, las actuaciones pasaron a manos del juez en lo criminal y correccional 23, Roberto Ponce.