Por Florencia Guerrero
fguerrero@cronica.com.ar

Con una historia tan rica como agitada, el clásico rosarino es uno de los cruces más fuertes del fútbol nacional, encarnado por Rosario Central y Newell’s Old Boys. La historia ubica la primera disputa en 1905, ese día ganó el Rojinegro gracias al acierto de Faustino González.

Que tiempos aquellos, lejanos, que ahora recordarán desde la cárcel en la que conviven cuatro de los barras más importantes de ambas hinchadas, que esperan ser llevados a juicio con acusaciones de crímenes varios.

Es que, según la justicia rosarina, los clanes narco controlan la violencia del tablón. Pero repasemos los casos: el último detenido a fines del mesa pasado fue Andrés Bracamonte, líder por veinte años de la barra de Central, investigado en una causa por lavado de dinero.

La Justicia sospecha que Pillín, tal como se lo conoce, comandaba una serie de negocios ilegales vinculados al fútbol, entre ellos el cobro del estacionamiento los días de partido y el manejo de los “carritos” de choripán en los alrededores del estadio. Un clásico.

“El tema para la Justicia es determinar cómo hizo Pillín su primer millón de dólares”, dijo a “Crónica” el fiscal Miguel Moreno, que intenta explicar el crecimiento económico exponencial de Bracamonte, alojado en la Unidad Penitenciaria Nº 11 de Piñero, donde no está solo.

“El Servicio Penitenciario se preocupó por mantener a resguardo de los detenidos”, confirmó telefónicamente a este diario Carlos Varela, abogado de Pillín.

Es que en la misma penitenciaría hay alojados al menos dos de violentos jefes de la hinchada leprosa: Emiliano Javier “Jija” Avejera y José Damián Pucheta, que esperan el juicio por su participación en al menos seis violentos homicidios relacionados con el enfrentamiento entre las bandas que se disputaron la máxima jerarquía en la barra del club.

Como resultado quedaron en el camino varios popes, entre ellos, Pimpi Caminos y los hermanos Ulises y Jonatan Funes, a principios de 2018.

El tercer detenido del rojinegro por estos hechos es Enrique Adrián “Cable” Solís, que consiguió esperar el juicio en una cárcel rosarina, alegando que en la unidad penitenciaria de Piñeiro se encuentran detenidos “Lamparita” y Alan Funes, los dos hermanos del clan que fueron asesinados.

Fue justamente a la salida de una visita en esa unidad que a Jonatan “Bam Ban” Funes lo acribillaron en 2018, mientras manejaba su Audi color negro junto con su novia, Brisa Amaral. Por entonces, Jija era jefe de la barra que ahora se reconfigura.

El mapa carcelario con los altos mandos de las barras desde el encierro preocupa a la Justicia, donde fuentes provinciales consultadas aseguraron que se vienen mudanzas para evitar más sangre entre los hombres que separó el tablón y unió el delito.

Juntos y revueltos: la convivencia entre capos narco y barras

Las barras bravas del fútbol rosarino están atravesadas por el universo del narcocrimen: la pelea no es sólo en las gradas y por los colores grabados a fuego en el corazón de los fanáticos, sino en las barriadas, por el manejo de un negocio que representa millones.

“Negamos cualquier vínculo con Los Monos y con el mundo narco, jamás se lo investigó en la justicia federal en una causa de ese tipo”, repitió el abogado de Pillín Bracamonte a este diario, aunque el barra de Central alojado hace una quincena en la Unidad Penal 11 de Piñero participó del velatorio de los restos de Claudio “Pájaro” Cantero, asesinado en 2013, y se lo vio durante más de seis horas parado junto al féretro despidiendo a, tal vez, uno de los narcos más conocidos del país.

La Justicia trabaja para dilucidar si hubo o no negocios en común. Desde la vereda opuesta, el ex jefe de la barra brava de Newell’s Old Boys, Emiliano Javier “Jija” Avejera, fue sindicado como sicario de la organización delictiva Los Monos.

Justamente el homicidio de Jonathan Funes, por el que está detenido desde 2018, ocurrió en medio de una disputa entre bandas del narcomenudeo. Quiso la Justicia unir lo que el paravalancha había separado, pero no son los únicos presos de “alto vuelo” alojados en Piñeiro.

De hecho, podría decirse que están bien rodeados: René Ungaro, condenado por el homicidio de Roberto “Pimpi” Caminos e imputado de organizar delitos violentos desde la cárcel, pasea por esos pabellones, donde se reencontró con viejos conocidos como Julio Andrés “Negro” Albornoz y Carlos Jesús “Pelo Duro” Fernández.

Pero hay más, porque también a principios de este año se trasladó a miembros de la afamada banda de los Caminos, Fernando Caminos y Leandro Vilchez, que comparten desde entonces el pabellón 28 de Piñero.

Las hinchas de Newell´s y Central, viven un eterno enfrentamiento.

Ver más productos

Eva Duarte: la biografía definitiva

Eva Duarte: la biografía definitiva

Día del niño: regalos solidarios

Día del niño: regalos solidarios

¡Todos los regalos para el día del niño!

¡Todos los regalos para el día del niño!

Frozen 2: para festejar el día del niño

Frozen 2: para festejar el día del niño

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

¡Últimos días de SALE!

¡Últimos días de SALE!

Viví el deseo y el placer

Viví el deseo y el placer

¿Cómo conocer tu destino?

¿Cómo conocer tu destino?

¡Descuentos en Cronishop!

¡Descuentos en Cronishop!

Ver más productos