A una semana de un homicidio que conmovió al país, la madre de Camila Borda, la nena de 11 años que fue violada y ultimada en Junín, pidió que el responsable del aberrante hecho "sufra por más que le den cadena perpetua".

"Me quitó parte de mi vida, se llevó todo mi corazón. Destruyó una familia. No sé qué tenía este hombre en la cabeza", afirmó Alejandra, en diálogo con Mauro Viale, al referirse a Carlos Varela, quien se encuentra detenido al ser el único acusado.

La mujer, en su dramático relato, contó cómo se enteró de la muerte de su hija y aseguró que todavía "no cayó" con lo que sucedió. "Cuando me enteré, tenía ganas de matarlo", admitió.

El fiscal de la causa, Sergio Terrón, solicitó que Varela (40) continúe detenido e imputado por el delito de homicidio criminis causae (para ocultar la violación), agravado por ensañamiento y alevosía. Para el Ministerio Público Fiscal, el hombre es el único autor del homicidio de Camila, cometido el domingo en la casa quinta en la que el acusado vivía y trabajaba como cuidador, situada en Arias 1559 del barrio Ricardo Rojas.

Ahora la jueza de Garantías 3 de Junín a cargo de la causa, María Laura Durante, cuenta con cinco días para resolver el pedido de Terrón, quien continúa con las diligencias pendientes en el marco de la instrucción del expediente.