En el caso de Nahir Galarza, condenada a cadena perpetua por el asesinato de Fernando Pastorizzo, la defensa de la joven intentó en todo momento desestimar la relación que tenía con la víctima. Por eso, se llamó a declarar a varios jóvenes con los que tenía relaciones, como para minimizar esa figura legal que podía agravar la condena. 

El 11 de diciembre, en la red social Couriuscat, la misma donde Nahir se había referido de manera despectiva al feminismo, le consultaron si tenía novio y ella respondió: "No".

Nahir decía no tener novio.

Nahir, cuando declaró en su propio juicio, mantuvo la postura. “Yo me seguía viendo con otro chicos. Nunca fue mi novio. Ninguno habló del tema. Nunca me presentó en su casa y yo tampoco. Nunca me planteó algo serio, yo hacía mi vida, cada uno por su lado”, dijo la joven.

Sin embargo, el viaje a Brasil que Pastorizzo realizó con los Galarza, y la cantidad de mensajes que intercambiaron Nahir y Fernando (más de 100 mil) fueron determinantes para la justicia, quien avaló la relación que había entre ambos.