Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

 

Dos hombres, un automovilista y un almacenero, fueron salvajemente asesinados a balazos al oponerse a ser desvalijados por delincuentes. La primera de estas víctimas, de 32 años, pereció en Los Pinos, en el partido de La Matanza; en tanto que el comerciante, de 68, fue agredido en Lanús. En el segundo de los casos, uno de los responsables del crimen del sexagenario fue detenido herido por las autoridades.

 

Los voceros de los tribunales de La Matanza revelaron a Cronica.com.ar que la primera de las víctimas, identificada como Carlos Fretes, de 32 años, conducía una VW Surán, oportunidad en la que fue interceptado con fines de robo por 3 individuos armados que bajaron de un taxi, en el cruce de Brasil y Montañeses, en jurisdicción de Los Pinos.

 

Fretes aceleró la marcha de su rodado para esquivar a los asaltantes, pero a raíz de dicho motivo, las hienas lo agredieron a disparos, hiriéndolo de gravedad en la región torácica. De inmediato los marginales huyeron, en tanto que el herido finalmente dejó de existir en el Hospital Diego Paroissien, en Isidro Casanova.

 

Pesquisas policiales destinados en la comisaría de Los Pinos (4ª Noroeste de La Matanza) realizan diferentes procedimiento con el objetivo de establecer el paradero de los criminales.

 

Intervino en la causa la Unidad Temática de Homicidios del departamento judicial de La Matanza.

 

En tanto, la segunda de las víctimas de la violencia, identificada por los funcionarios de los tribunales de Lomas de Zamora como Osvaldo Luis Fernández, de 68 años, fue brutalmente atacado tiros por 2 sujetos en un almacén situado en la calle Coronel Bolaños al 1400, entre Basavilbaso y Oncativo, en Lanús. El sexagenario, que se enfrentó a disparos con los sanguinarios malvivientes, pereció luego, en el Hospital Evita, en el citado distrito, en el sur del conurbano provincial.

 

Testigos dijeron que los asesinos le robaron a Fernández un revólver 32 largo y que escaparon luego rápidamente a bordo de una motocicleta, aunque después, uno de los criminales, que tiene 16 años, fue apresado herido de bala en un tobillo, como saldo de una cinematográfica persecución y tiroteo, en Wilde. El menor llevaba en su poder el arma sustraida al almacenero.

 

Autoridades policiales de la comisaría 2ª de Lanús buscan al restante asesino.