Un día después del motín en la cárcel de Villa Devoto, que dejó un saldo de 15 agentes y 2 internos heridos, los reclusos se comunicaron con Crónica y dieron detalles del panorama que se vive dentro del establecimiento penitenciario del barrio porteño. "Estamos llenos de bronca e incertidumbre. Igualmente, todavía tenemos la esperanza de que nos escuchen", expresaron. 

"No fue un motín, fue una protesta justificada. Ninguna cárcel de la Nación está preparada para una pandemia. Imaginate que el primer requisito para evitar la propagación del coronavirus es lavarnos las manos y acá no tenemos ni agua", cuenta uno de los reclusos, quien acompañó su testimonio con un video que muestra cómo los presos abren todas las canillas de un pasillo y no sale líquido de ninguna de ellas.

Agregaron: "Al coronavirus, se le suma la preocupación por el dengue. Para que no haya casos de ese tipo, recomiendan evitar los depósitos de agua. Es imposible, acá vivimos inundados. No podés caminar por los pasillos sin mojarte". 

"Cometimos errores y los estamos pagando, pero somos humanos, no animales. Vivimos en condiciones deplorables pero ya no podemos aceptarlas en el marco de una pandemia. Por lo tanto, decidimos salir a protestar, para ser escuchados", expresaron.

"Decidimos frenar porque nos prometieron una solución. Sin embargo, seguimos llenos de bronca e incertidumbre. Los problemas continúan, parece que quieren que nos contagiemos, no les importan nuestras vidas", agregaron al concluir. 

Al enumerar los reclamos, manifestaron que solicitan que testeen a los detenidos y al personal penitenciario, que se implementen las medidas sanitarias correspondientes a las recomendadas por el Ministerio de Salud y la OMS y que se cumplan las leyes acordadas por los organismos de Derechos Humanos. 

Además, solicitaron libertades a aquellos internos que están próximos a salir y prisión domiciliaria para la población de riesgo. "Solo queremos que puedan garantizarnos el derecho a la salud, elementos de higiente personal y que protejan a los más vulnerables", sentenciaron.

De acuerdo con la información a la que accedió Crónica, los representantes de los internos mantienen una mesa diálogo para conversar sobre el acuerdo que se firmó para levartar la protesta. Pese a que entre las clausulas de dicho convenio se prometió que este sábado se hará un recorrido por las instalaciones para constatar los daños y repararlos, internos revelaron que aún no ha ocurrido.

El reclamo se inició en la noche del pasado jueves con quema de colchones y batucadas en el mencionado penal que depende del SPF y está ubicado en la calle Bermúdez al 2600 de la Capital Federal. Según fuentes policiales, los presos comenzaron por copar dos plantas del penal que tiene capacidad para 1.683 internos y que está dividido en seis unidades residenciales.

Imágenes del día después del motín en la cárcel de Villa Devoto

Piden que mejoren las condiciones.
Denuncian inundaciones.
Aseguran que los tratan como animales.
Esperan que se tomen medidas.