Miles de personas asistieron a la marcha del silencio para darle el último adiós a Agustina Imvinkelried en Esperanza, provincia de Santa Fe. Cada uno con su vela, caminaron alrededor de Plaza San Martín y finalizaron delante de la Basílica Natividad de la Santísima Virgen, donde el padre de la adolescente de 17 años se dirigió a los presentes.

Como familia tomamos la decisión de venir, sentíamos que debíamos estar presentes porque miramos las filmaciones de la marcha anterior y ver tanta cantidad de gente acompañándonos, nos fortalece muchísimo”, dijo entre lágrimas Daniel Imvinkelried.

Que una comunidad como Esperanza esté con nosotros, más allá del dolor, nos fortalece muchísimo. Que cada uno de ustedes esté rezando y ayudando es la fortaleza más grande que tenemos como padres. Les agradezco a todos los que fueron al cementerio y estaban aplaudiendo y despidiendo a Agustina, nos dieron una alegría que reconforta, muchas gracias a todos”, sostuvo el papá.

Tras la misa en memoria de Agustina, el padre Ernesto Agüera se acercó a la Plaza San Martín donde se concretó la histórica movilización para pedir justicia por el femicidio de la adolescente de 17 años. “Con toda la gente de la parroquia y de la comunidad hemos querido venir aquí porque si bien hay cosas en las que no coincidimos con las organizadoras de la marcha, que son otros temas, en esto sí: coincidimos en Ni una menos”, dijo el cura a los medios de prensa.

Es una cosa en la que toda la sociedad tiene que estar involucrada, porque no es un problema de patriarcado, es un problema de indiferencia. Me pregunto cuánta gente e incluso cuántas mujeres conocían la violencia de este tipo (por Pablo Trionfini, el acusado que se suicidó), cuántos esperancinos se han involucrado. Eso es lo que tiene que cambiar. Creo que en lugar de buscar la división o de sacar una tajada política, de verdad tenemos que estar unidos, tenemos que denunciar a cada persona celosa o posesiva que le haga la vida imposible a una mujer, tenemos que denunciar a cada uno de los acosadores que veamos, no mirar para otro lado”, analizó el sacerdote.

En ese marco, sostuvo que “las políticas públicas van a ser efectivas si los políticos laburan más pero también si nosotros dejamos de ser indiferentes; no es suficiente gritar en una plaza, tenemos que gritar cada día, tenemos que gritar al lado del que está ejerciendo la violencia contra una mujer, tenemos que detenerlos; esa es la realidad que nos involucra a todos”.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a Santa Margarita de Hungría

La Iglesia recuerda a Santa Margarita de Hungría

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El presidente Alberto Fernández se quedó "frío" con la decisión del funcionario.

La primera renuncia en el gobierno de Alberto Fernández

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos